Ana Giorgana

lunes, 27 de agosto de 2012

Antonia es una mujer rescatadora...

Historias Reales de Personas Reales..


Antonia es una mujer que se define a sí misma como. " rescatadora". Lo cuál indica que pasa la mayor parte de su vida afectiva solucionando los problemas de aquellos a quiénes ama, pero sobre todo, los de su pareja.

Ella ahora está sola. Terminó una relación de quince años con su marido. Ella siempre terminaba. Ella pedía que volviera. Ella era el eje de la relación.  En realidad construyó su relación de acuerdo a sus propias quejas y conflictos.

En cierta forma fue educada para atender, servir y rescatar

¿Cómo es eso?


Él, un hombre silencioso, más bien mudo a decir de Antonia, jamás discutió, respondió a sus quejas, a sus peticiones o a sus conflictos. Y mientras su marido no respondía, ella más crítica se tornaba.

Finalmente ella tomó la decisión de que el se marchara para siempre. Le pidió que se fuera y cómo él no discute, así lo hizo.

Antonia a diferencia de otras épocas, ahora se siente más fuerte y segura del rompimiento.

Lo distinto en esta separación, es que ella no se ha lanzado a buscarlo. No ha vuelto a buscar a la familia de él. Tampoco le ha llamado para que vaya por sus cosas.

Simplemente está guardando silencio y asumiendo su responsabilidad de su proceso de sanación.

Este amor de Anatonia ha sido muy doloroso y se convirtió durante años en un círculo vicioso.

Antonia por el  momento se siente aún desconcertada no sabe qué hacer y cómo plantear su vida sin su marido. Finalmente han sido muchos años al lado de una pareja. Independientemente de lo funcional, o no, de su relación, era un estilo de vida en los que ambos participación en lo cotidiano.




Cuando el amor en pareja se convierte en dolor, es un material que te ayuda a ir realizando tu propio poroyecto de vida y  a tomar conciencia de lo que puedes hacer distinto para sanar tu Ser.

A partir de Octubre del 2012.
TALLER DE CRECIMIENTO PERSONAL
"Sanando mis Relaciones"
Si te interesa puedes contactarnos a través de la página.

www.cecreto.com                                                                                                       
Ana Giorgana