lunes, 18 de febrero de 2013

Te amaré por siempre y para siempre...

Las grandes promesas de amor...


Te amaré para siempre porque eres el hombre o la mujer de mi vida, estás en mis pensamientos, estás en mis acciones, estás en mis emociones, pero en la realidad, estás tan fuera de mi existencia. Te amaré por siempre y para siempre porque eres todo lo que yo había soñado, te invoqué, sabía como eran tus ojos, tu risa, tu voz, tu formas de ser, pero siempre supe que no podríamos estar juntos, no sé por qué, pero siempre lo intuí…

Aun que han pasado muchos años, Yo jamás te olvidé, nuestra circunstancia no pudo ser, nuestras vidas tomaron rumbos diferentes, y cada uno labro un destino distinto en sus existencias. Pero a pesar de todo, Yo en lo más profundo de mi ser te amaré, te amaré y te amaré.
Existen dos formas de entender este tipo de vínculos, sí te amaré, pero continuo con una vida productiva y llena de sentido o te amaré y estaré toda la vida esperando tu regreso. 
Sí hablamos del primer punto, te amaré, acepto que no estamos juntos, pero mi vida es más importante que la relación contigo. Pero en el segundo caso, te amaré y te esperaré habla de amores patológicos llenos de dolor, de traición, de sufrimiento y de apego…
Es realmente una gran decepción la que se vive en la vida existiendo de esa manera, por tanto, Cecreto  siempre tiene una respuesta para tu mal de amores
Nada puede ser más importante que tu recuperación afectiva y de sentido de vida. 
La persona más importante en este transitar de la vida eres tú, seguramente, aquél o aquella que esperas con tanta devoción, no es que te haya olvidado, pero quizá, ya hizo su vida de acuerdo a sus intereses, atrévete a vivir una vida mejor para tí, y deja de esperar a esa pareja que ya voló hace tanto tiempo…
Atrévete a sanar y a tomar las riendas de tu vida, es muy importante hacerte cargo de tí mismo.. Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional.
Cómo Recuperar la Confianza en el amor, es un material electrónico que te permite iniciar este proceso cuando las heridas y cicatrices están a flor de piel.
Ana Giorgana
Suscríbete al boletín es gratis: Los diez mandamientos de la vida en pareja

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform