viernes, 9 de agosto de 2013

Yo me casé para toda la vida...

Historias Reales de Personas Reales.

Alfonso se casó con María Teresa después de que cumplieron tres años de novios. Sus familias compaginaban bien. Ellos se entendían a las mil maravillas. Todo parecía un cuento de hadas para ambos.

Después de tres años de matrimonio las cosas ya no fueron tan hermosas como ellos habían pronosticado.  Los problemas empezaron a aflorar. Él con mayores responsabilidades en en trabajo. Ella una profesionista que ha decidido solo trabajar medio tiempo, empieza a sentir un gran hastío por las tardes. Quiere más actividad pero en pareja.

Ella deja de trabajar a las 2 de la tarde, y él sale a las 7 o a las 8 de la noche.  Ella come sola. Se va a casa de su familia y procura pasar las tardes lo mejor posible.  El último año ha sido un desastre la relación.

Ella está enojada.
Ella está insatisfecha.
Nada le parece bien.
Cuando Alfonso llega, ella quiere salir, pero él está cansado.
Necesita más presencia.
Quiere tener hijos, pero lo que no desea es que Alfonso no esté con ella cuando los eduque.

En fin, parece que a María Teresa nada la deja satisfecha.

Y ahora, que Alfonso incluso ha hablado de una separación ella más se deprime y se resiste, porque ella se casó para toda la vida.

Pero al parecer María Teresa no hace mucho para que así sea, al contrario, lo agobia, le reclama, lo insulta, lo amenaza y así parece que el matrimonio no podrá ser para siempte

Él es un hombre exitoso en su trabajo y no piensa renunciar a su sustento. Además se encuentra en el momento de mayor productividad en su vida y desea tener una buena vida tanto material como familiar.

María Teresa no parece comprenderlo.  Ha caído en una depresión muy intensa y para ella toda la culpa es de Alfonso.

Tampoco quiere acudir a un doctor. Prefiere convivir con sus síntomas y reclamar a Alfonso cada vez que llega de su triste vida.

Su depresión se manifiesta en:
- Ganas de llorar sin razón aparente.
- Irritabilidad.
- No puede dormir bien.
- Se levanta cansada.
- Quiere dormir toda la tarde.
- Está permanentemente enojada.
- Nada le entusiasma.
- Nada le interesa.
Añadir leyenda
Y siente que su vida es un verdadero fracaso.

El gran problema de María Teresa es que no se responsabiliza de su circunstancia. Quiere y desea que Alfonso la rescate de esa situación. Él no puede hacerlo. Puede acompañarla. Puede comprenderla. Pero no puede ver al doctor, tomarse la medicina, optar por una actividad en la tarde, tomar una psicoterapia, etcétera.

Es evidente que María Teresa depende afectivamente de Alfonso y es ella quien tiene que tomar acciones para su recuperación, él aunque la ame y la adore, no podrá jamás hacerla sentir diferente si ella no cambia su manera de tratarse a sí misma.

Ana Giorgana
www.cecreto.com

La dependencia emocional

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform