face

El fortalecimiento de la pareja es la clave para mejorar las familias y la sociedad

El fortalecimiento de la pareja es la clave para mejorar las familias y la sociedad
Ana Giorgana

miércoles, 4 de abril de 2018

El amor adictivo...


¡Mientras más te necesito, más te quiero!




Algunos hombres y mujeres por igual son adictos a sus relaciones sentimentales.

Una serie de estudios ha comprobado que ellas, lo padecen más que ellos.

En el amor adictivo solo hay espacio para la relación de pareja. La vida misma depende de la estabilidad o inestabilidad de la misma.

En el amor adictivo se está dispuesto a morir, no solo en el sentido figurado, también en el físico.

La relación de pareja adictiva genera una especie de éxtasis, de sentirse vivos y experimentar placer. 



Ser adictos al amor, no está ligado a la relación sino a la gran necesidad de amar y ser amado.

Toda adicción, está comprobado, lleva a evitar el contacto, la intimidad. Solo se encuentra la tranquilidad al tener al otro muy cerca, pero nada más.

Sin embargo, cuando están en la intimidad, en la vida de 

pareja de lo cotidiano, no encuentran la forma de 

relacionarse: 

discuten, 

desean más, 

quieren más placer, 

más sentimiento, 

más experiencias, 

más vida.


Y, se torna como una adicción a una sustancia. 


Se crea tolerancia y dependencia. Lo que quiere decir, que 

lo que la pareja puede dar ya no es suficiente.


Temor a la Intimidad y el amor adictivo:


Un amor adictivo está centrado en la necesidad, por tanto, existe dependencia e insatisfacción.

La necesidad en el amor adictivo es apremiante, no se puede estar sin la pareja o tener contacto con ella: control.

El amor adictivo va de la mano con una sensación carente de amor propio que se busca en el afuera.

Las personas enganchadas a relaciones adictivas están sujetas a buscar por encima de cualquier cosa, una satisfacción que apacigüe sus temores de:

Abandono, de tristeza, de soledad, de rechazo e incluso toleran el desprecio con tal de contar con su dosis de amor.


La adicción amorosa

No es fácil recuperarse de una adicción amorosa. 

Tenemos que pasar por un período de abstinencia y enfrentar los propios miedos, enfrentar la soledad, enfrentar nuestra propia necesidad de drama y de desprecio de nosotros mismos.

Sin embargo, hoy en día, existen varios programas para sanar, salir de ese lugar tan destructivo que lejos de llevarnos a crecer nos lleva a depender de una manera insana. 

Quedarnos detenidos en un mal amor tiene su precio y un costo muy alto para la autoestima, la valoración personal.

Sí no sanamos: viviremos en el drama, padeceremos depresiones, sentiremos que somos víctimas, y nuestra vida, siempre penderá de un hilo, que seguramente, se romperá por lo más delgado, nuestra propia existencia hecha trizas.

El desarrollo personal y el cierre de ciclos es lo más importante en este tipo de situaciones.


En la vida existen caminos:

Los sufres.

Los padeces.

Los disfrutas.

Los vives con dolor.

O Tomas la responsabilidad de sanar tus formas de amar.



Cómo Recuperar la Confianza en el amor, sí te interesan todos los datos puedes adquirirlo aquí


 Ana Giorgana 



Especialista en Terapia de Pareja 
Y Prevención Familiar y Social



https://www.facebook.com/CecretoyAnaGiorganasíguenos, agenda tu cita.