lunes, 16 de julio de 2012

Amor o adicción?

Amas o dependes del amor de tu pareja?


La adicción amorosa es muy frecuente en nuestros días. Las adicciones tienen que ver con aquello de lo cual se depende y que puede ser dañino. El problema con el amor adictivo se refiere a la necesidad, al sufrimiento, al desasosiego cuando la persona amada deja de existir.

También es cierto que en las adicciones no se puede prescindir de aquello que nos causa placer y dolor. Las relaciones marcadas con la adicción tienen esta doble función, por un lado son placenteras pero también llenas de sufrimiento y dolor.

Así poco a poco se va teniendo un lazo lleno de control, porque la adicción acaba por controlar al adicto. Es decir, el objeto de amor, la pareja se vuelve un controlador de las emociones, las tristezas, el pensamiento obsesivo y se vive todo el tiempo queriendo estar cerca de esa persona para no sentirse: abandonados, olvidados, traicionados y en desamor.



La adicción amorosa tiene sus trampas, a fuerza de tanto amar, la relación se torna destructiva. Porque una cosa es verdad: el amor y la relación de pareja no son lo mismo. No existe una comparación más verdadera que ésta situación. Pero nos confundimos. Creemos y pensamos que amar y relación son parte de un mismo fenómeno.

La realidad es totalmente diferente. Podemos amar a alguien que nos violenta. Amamos a quién nos abandona, nos humilla o es infiel. Seguramente la relación se empaña entre traiciones, insultos, corajes y conflictos. Aunque el amor ya no se ve por ningún lado.

Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform