Ana Giorgana

martes, 10 de julio de 2012

Cómo saber si estoy en una relación destructiva?


Las relaciones destructivas generalmente como su nombre lo indica están inmersos en situaciones violentadas, conflictivas, llenos de dolor y amargura. Generalmente estas relaciones son un duro golpe a la autoestima.

En general se caracterizan porque uno de los miembros de la pareja ejerce más poder sobre el otro, y éste, se siente víctima o arrasado por las imposiciones de su pareja. Estos controles pueden ser sutiles o francamente abiertos.

Existe por tanto un gran silencio lleno de vergüenza que quién lo padece no se atreve a revelar su condición con amigos o familiares. Siente miedo y una sensación de parálisis.

Existen promesas de cambio todo el tiempo y se encuentran inmersos en el ciclo del dolor, que cómo me he referido en anteriores artículos, se activa de manera inconsciente y no puede desactivarse sin la ayuda de los profesionistas.

Cómo es un ciclo las agresiones o la destructividad no sucede todo el tiempo sino que existen faces:

-       Amor.
-       Tensión.
-       Eventos dolorosos.
-       Arrepentimiento.
-       Vovler a empezar.

Cambios bruscos en el estado de ánimo, y además, la responsabilidad no es nunca compartida. El que detenta el poder nunca tiene la culpa y no es responsable de la vida en pareja, Él o Ella solo son reactivos a las conductas del otro.
Existen ciertos criterios en este sentido que seguramente sí estás viviéndolos te conviene, pedir ayuda:

1.- Un miembro de la pareja se toma la responsabilidad de controlarlo todo en la vida en común.

2.- Uno de los integrantes de la pareja se ve en la necesidad de renunciar a sus intereses, familias, amigos para que no existan problemas en su vida en pareja. Se reduce su capacidad de acción y de realización.

3.- Desvalorización constante del otro. No toma en cuenta sus opiniones. Se burla. Ridiculiza y hasta se convierte en un juez acusador. Consecuencias la autoestima cuenta con un grave período de deterioro.

4.- Un excesivo cuidado al hablar, al opinar y a mostrarse tal cuál es, porque el otro siempre lo observa y teme sus agresiones y humillaciones. La vida se torna temerosa.

5.- La sensación de parálisis y aislamiento va en aumento. Se deteriora la salud emocional, la física y la del trabajo y relaciones.

6.- Tú eres el responsable y tienes toda la culpa de que la pareja se encuentre en estas condiciones.

Si te sientes identificado con estos comportamientos es necesario que visites y consultes a los especialistas en el ramo, porque te encuentras viviendo en una relación altamente destructiva.
Un proceso de reflexión y de pautas de comportamiento es lo que propongo en mi libro:
Cuando el amor en pareja se convierte en dolor.  y te llevo de la mano para que puedas lograr una manera de relacionarte mejor y con mejor calidad de vida. Si no actúas de una manera diferente seguramente no tendrás resultados distintos y tendrás siempre los mismos problemas y conflictos.
Otros artículos relacionados.
Suscríbete al boletín: Los diez mandamientos de la vida en pareja.
Visita nuestro blog: parejasparejasparejas