martes, 14 de agosto de 2012

El único problema es que es casada...

Historias Reales de Personas Reales...

Todo es perfecto en nuestra relación, el único problema es que es casada, dice Pedro en una consulta vía correo electrónico, después de haber adquirido el libro Cómo Recuperar la Confianza en el amor.

Tal vez, si no fuera casada Estefanía la relación no sería tan perfecta.  Las relaciones de amasiato siempre generan grandes expectativas. Y están al acecho de la clandestinidad. Eso las hace emocionantes, vibrantes y solo se interactúa de vez en cuando.

Existe por tanto, en Pedro una idealización de esa mujer amada a la que tanto piensa. Él quiere que ella tome la decisión de divorciarse, que se una a él y que comparta un proyecto con esa maravillosa mujer que es Estafanía, pero que solo tiene un pequeño defecto:  es casada.

Pedro muere por ella. Ella muere por él. Estefanía tiene un compromiso previo de años con un hombre a quién en su momento decidió unir su vida. Ahora las condiciones han cambiado. Ella ha encontrado a Pedro en su camino. No quiere divorciarse. Le resulta hasta un juego vivir así, con un marido y un amante.

No le promete nada a Pedro. Él se ilusiona demasiado. Quiere una vida con ella. Estefanía no está dispuesta a separarse. Para ella todo está bien de esa manera.

El problema no es que sea casada sino que Pedro no admite lo que ella le puede ofrecer. Él se ha vuelto obsesivo. La presiona para que se separe. Le demanda más tiempo y finalmente, Estefanía se está alejando de su proyecto.

Todo sería perfecto sí ella no estuviera casada, dice Pedro.

La gran pregunta:
¿Por qué Pedro insiste en establecer una relación con una mujer inaccesible?
¿Por qué decide querer una relación con una persona que se encuentra comprometida?

Será que Pedro es de esos hombres que le tiene miedo al compromiso?

Bueno pues Pedro está en eso, buscando sus alternativas de solución.

Y tú cómo resuelves tus problemas de pareja?

www.cecreto.com

Ana Giorgana
Terapeuta
Coach en calidad de vida emocional.

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform