jueves, 13 de diciembre de 2012

Yo quiero que Rubén me quiera...

Historias Reales de Personas Reales...

Yo quiero que Rubén   me quiera como Yo quiero, si no, no es amor!

Yo quiero que Rubén llegue temprano del trabajo todos los días y muera por verme.

Yo quiero que Rubén me haga sentir la mujer más importante en su vida.

Yo quiero que Rubén me diga que me quiere, que me necesita, que soy su TODO.

Parecen palabras de un amor adolescente.

El gran problema en esta relación es que Rubén tiene cuarenta y cinco años y su esposa, María cuarenta.

Desde el inicio de su relación ella ha pedido las mismas cosas, la misma atención, los mismos desesos.

Hace quince años que están juntos y no dan solución a sus conflictos.

Él está fastidiado y mientras más le reclaman aún más se aisla, se defiende y mantiene resentimientos en silencio.

Para ella, nunca nada es suficiente, y lo otro, que sí existe en la relación, no puede verlos, tiene una ceguera selectiva.

Rubén no quiere seguir más y Teresa lo culpa y lo responsabiliza de que esa relación es todo culpa suya.

Una pareja tiene una participación doble, al cincuenta y cincuenta, nos guste o no!

Tanto Teresa como Rubén tienen que revisar su vida amorosa de lo contrario, tal vez, seguirán así o bien acabarán separándose.

No comprende cuáles son las formas de amar que más les convienen.

Pero el tiempo ha pasado irremediablemente y no ponen solución, únicamente reaccionan y consideran que la vida es así.

La de esa pareja sí. Así la han construído y así seguirán.

Pero Teresa requiere cerrar ciclos de su vida infantil y amorosa de lo contrario, estará pidiendo al afuera: pareja, trabajo, hijos, amigos, padres, lo que ella no es capaz de darse a sí misa.  El principal ingrediente, el autorespeto

Cerrar ciclos es una posibilidad...

Ana Giorgana
Terapeuta y Coach de en temas de calidad de vida

www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform