jueves, 25 de julio de 2013

Te quiero solo a tí, pero no me puedo separar de mi esposa...

Historias Reales de Parejas Reales

Te quiero solo a ti pero no puedo separarme de mi esposa. Con ella ya no hay nada solo compromisos sociales, algunas cuestiones económicas y mis hijos. Ellos ya están por terminar la universidad, así que seguramente en cuanto terminen Yo estaré libre de cualquier compromiso, y entonces sí, estaremos juntos.

Es muy fácil decir que no sigas con él. No te das cuenta que llevas seis años en esa relación con un hombre casado que te dice las mismas frases una y otra vez, y que sin embargo, no pasa nada en tu vida, ni la de él.

Pasas tu vida esperando los fines de semana. Tu amor es solo del trabajo, el resto del tiempo no está contigo.  NO se compromete y no va  a terminar con la esposa.


Irasema piensa que él le dice la verdad, cree que algún día el seguramente será todo para ella. Los años van pasando y él tiene una vida doble, dos mujeres, dos historias, dos formas de relacionarse con sus mujeres. Su esposa no tiene queja, vive bien, no le falta nada. Digamos que vive una vida normal. Él trabaja toda la semana y los fines de seamana la pasa con la familia. Viaja con ellos, salen pasean. Viven una vida "natural" de pareja y familia.

A él nada le perturba.  Irasema tiene crisis bastante serias emocionales. Se encuentra ambivalente de dejarlo o no. Se siente sola. Le demanda tiempo. Él siempre tiene la disculpa perfecta.

En realidad ella quiere creerle.
Ella quiere engañarse.
Ella desea ardiantemente que la realidad sea otra, pero eso, al menos, en el corto plazo es imposible.

Su vida sea tornado triste y sin sentido, solo esperar es su misión de cada día.

La esperanza el mal de toda pareja

Cierra ciclos y vive una vida de calidad

Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform