Ana Giorgana

domingo, 29 de marzo de 2015

El me quiere a su manera, no entiendo y mejor entré a terapia

Historias Reales de Parejas Reales...
Ana E. Giorgana
www.cecreto.com

Una y otra vez escucho a las parejas o a las personas decir: "Bueno, me quiere, claro a su manera".
Por supuesto, que las personas "quieren a su manera", no conocen otra forma de amar.
Las personas piensan y desean que las parejas nos amen a nuestra manera. Cuando nos damos cuenta que la otra persona, a la que amamos, tiene otro código para entender el amor, nos sentimos decepcionadas y tristes, puesto que no comprendemos sus manera de comprender el amor.


Roberta está desesperada no comprende a Sebastián. No entiende su código de amor. Para ella, el amor y la relación de pareja son amores de amalgama . En esta propuesta todo lo tienen que hacer juntos. No hay lugar para la diferencia. 

Esta forma de amar genera una gran dependencia emocional mal entendida, cuando algo no sale bien, siente que él ya no la ama. Ella sufre y padece cuando él muestra indicios de dependencia. Los amores de amalgama son tratados de una forma mucho más seria y profunda en el libro: Cómo Recuperar la confianza en el amor, te invito a que lo veas aquí.

Roberta está centrada en cómo Sebastián no hace lo que ella necesita. Pero no se da cuenta cómo ella exige presencia, atención, solidaridad y una compañía exagerada frente a su demanda de amor. Roberta llega a la terapia y empezamos a revisar su historia, su biografía y su demanda de amor frente a una dependencia rampante en su vida en pareja.

Ella estaba firmemente convencida que solo la pareja le puede proporcionar lo que necesita: un amor pegajoso y sin condiciones.  Al entrar en su vida, ella ha podido darse cuenta que la relación de pareja de sus padres era muy distante y fría. Forma de amar que no le gusta. Por eso, ella ahora exige una demanda exagerada de ternura.

La terapia está centrada en que Roberta pueda darse cuenta de su necesidad y de que ella, en una parte, tiene que bastarse a sí misma para resolver algunas cuestiones personales de la infancia que nada tienen que ver con Sebastián.

En un proceso doloroso y con duelos a cerrar ha podido rescatarse a sí misma. Y, mantener de una manera más sana su relación con Sebastián. Él, por su parte, se siente aliviado. En la medida que Roberta le exige menos presencia, él está más pendiente de ella por decisión propia no por que tenga que hacerlo.

Roberta ha logrado grandes avances en su autoestima, formas de amar y su relación ha mejorado notablemente, pero no solo con Sebastián, sino con ella misma.

En mi libro Cómo Vencer la Dependencia Emocional hablo justamente de esta manera de salir de patrones destructivas, además en mis otros dos títulos exitosos te llevo de la mano para que se pueda realizar un proyecto de vida tanto personal como en pareja.
Cuando el amor en pareja se convierte en dolor.
Nuestra autoestima refleja toda nuestra vida.

Ana E. Giorgana