Ana Giorgana

martes, 17 de enero de 2017

La dependencia y el amor en la pareja

Resultado de imagen para dependencia emocional

La dependencia y el amor son términos que se confunden en la relación de pareja. Todas las parejas, en un inicio, tienen el deseo de fusión, de estar cerca, mantenerse en contacto. El proceso de enamoramiento lleva a experimentar ese elixir.
Sería estupendo realmente encontrar a la media naranja.
La cultura dicta que debemos buscar a nuestra alma gemela. Un amor que sea perfecto y para toda la vida en todos sus aspectos.
Las canciones, poesías y novelas hacen referencia a esta clase de amor idealizado. Y, algunos viven buscando afanosamente, esos amores apasionados todo el tiempo.
La realidad se impone y plantea amores de carne y hueso. La decepción y desilusión toman lugar en la vida amorosa.
La ilusión de vivir pegados como siameses es una realidad. Cocidos con hilos de oro y plata, engarzados para siempre.
La vida emocional es compleja, la individualidad es nuestra realidad. Y, tener una pareja es una opción de vida que algunos viven como si fuera el fin en la vida misma.
La única dependencia fusionada es cuando estamos en el vientre materno. Deseamos conservar este estado de nirvana, pero para ello, no tenemos autonomía dependemos completamente.
Este estado es el deseo más íntimo para recrear en la pareja. Visto así, parece una locura y en verdad lo es. Pero las parejas insisten en ello y dependen de sus parejas en grado sumo para su bienestar.
Seguimos necios esperando que se cumpla con todo afán. Queremos a fuerza que la relación nos de esto, eso o aquello que nosotros no somos capaces de proveernos a nosotros mismos.
Vivimos en pareja, y eso significa para muchos, compartir los gustos, los intereses, los platillos, el tiempo, el trabajo, la casa, el dinero, los amigos, las diversiones, las familias extensivas.
¡Sí! que somos exigentes con las personas y con el amor.
Cuando esta parte de nuestra vida emocional no es comprendida desde esta realidad deseada, se inician juegos dentro de las parejas que se confunde con el amor.
Ya no amamos  a la pareja dependemos de ella y se inician juegos dentro de la relación:
-         Interrogamos: queremos todas las explicaciones acerca de su comportamiento.
-         Intentos de controlar todo lo que la pareja, hace, dice, siente o piensa.
-         El Chantaje: para sentir que somos víctimas y el otro es el malvado.
-         El castigo de la indiferencia: no te hablo, te ignoro.
-         La sumisión: mostrar rasgos de debilidad.
Ya no miramos a la pareja dependemos del vínculo que establecimos en la relación de pareja.,
Para terminar,  una frase de reflexión de Juan Pablo Valdés:
El mayor obstáculo para el amor,  es el temor secreto de no ser dignos de ser amados.

Piénselo, desde mi punto de vista, la pareja es un proyecto, y como tal, lleva tiempo en construirla. Está sujeto a pasiones, encuentros y desencuentros.
Lo más importante es observarnos en la forma cómo nosotros nos relacionamos en esta vida de a dos.
La psicoterapia de pareja siempre es una gran alternativa.
Ana Giorgana
Terapeuta.
A mí, puedes encontrarme a través de nuestro formulario de contacto.

O través de Facebook.