Ana Giorgana

domingo, 4 de julio de 2010

Amores Narcisistas...

El amor narcisista es un vínculo afectivo cargado de una gran presión. La demanda de los narcisistas se encuentra centrada en la admiración. Cuando esto no se cumple cabalmente, entonces, las parejas de los narcisistas son objeto de rabia, enojo, reclamos y de una extrema indiferencia. En general, si te has enamorado de un narcisista, necesitas estar dispuesto a renunciar a ti mismo. Nadie puede lucir más que tu pareja.
Una de las características del amor narcisista es su ausencia de empatía, la pareja, no estará en condiciones de estar atento o atenta a lo que a ti te sucede. Lo tuyo jamás tendrá tanta importancia para tu gran amor, por el contrario, pensará y te hará sentir que no es para tanto, que no importa lo suficiente, ni el día de tu cumpleaños será un festejo significativo, te llevará a cenar a dónde a él le gusta, te dará un regalo que el aprecie y además, tendrás que sufrir hasta un poco de su mal humor.
Es sólo la revancha de que no es la estrella.
El amor narcisista obedece al dicho: "espejito, espejito quién es el más hermoso o la más preciosa en esta relación".
Amantes de la seducción, inteligentes, manipuladores y llenos de vida. Se encuentran orientados hacia el exterior, el medio social es su actuar, no toleran no ser visibles, tienen que estar siempre en los reflectores, de lo contrario, caen en depresión, ansiedad y sentimientos de culpa engrandecidos, que quienes lo sufren son precisamente sus parejas. 
La intimidad los asusta, y por tanto, huyen mediante la humillación a sus parejas. Jamás van a reparar en hacer sentir a sus parejas con su superioridad.  La parte obscura de los amores narcisistas en un vínculo que se  cifra en la admiración y el desconsuelo. Al pasar del tiempo, las parejas de los narcisos se sienten vacíos, sin energía, ya que sus parejas, se les considera depredadores emocionales. Cuando el amor narcisista tiende más a la destrucción, son capaces de acabar con sus parejas emocionalmente, y luego se molestan por su fragilidad. Es un mecanismo difícil de comprender, pero sobre todo, de experimentar.
Las relaciones narcisistas se llenan de un gran dolor y requieren de una atención especial y psicológica para quienes tienen dificultad de recuperarse. No dudes en consultar a un especialista. Ya bastante has vivido al lado de la frialdad afectiva, por tanto, puedes optar por una recuperación con mayor empatía.  
Entra a nuestro sitio, suscríbete al boletín y recibirás gratis: Los Diez Mandamientos de la vida en Pareja
Mi misión es la calidad de vida emocional