Ana Giorgana

miércoles, 30 de marzo de 2011

Johana no sabe que hacer, está embarazada y su vida se ha vuelto un caos...

No se qué decir, lo que pasa es que estoy embarazada y mi pareja, Ricardo, dice que eso no puede ser.
Ella quiere y no quiere tener al bebé.
Éticamente quiere hacerse responsable. Pero también sabe, que Ricardo no está en condiciones de asumir una responsabilidad así.
Una decisión muy difícil para Johana, pero no sabe qué hacer, no puede recurrir a su mamá. Todo sería producto del escándalo. No puede recurrir a sus amigas porque piensan qué muy ingenua y tampoco puede recurrir a su pareja, en este momento ella, se encunentra muy sola con su decisión.
El tener un hijo o no tenerlo implica consecuencias...
Cuáles son las mejores para Johana las que le den mejor equilibio.
Un aborto siempre deja huellas. Pero tener un hijo deja compromisos de por vida en todos los sentidos.
Johana debe decidir por sí misma. En este momento Ricardo no es ningún apoyo.
Ella tiene que hacerse cargo de su sexualidad y consecuencias...
Si aborta o no, no es un acto que tenga que vivir en sociedad, más bien es un acto que se vive en soledad.
Pero es una decisión propia y cualquiera que decidas será la mejor para ti.
Al final, en una gran cantidad de casos, la maternidad o no de ella representa un acto que corresponde a las mujeres...
tú decides qué hacer, pero no olvides jamás la ayuda de los especialistas, acude a ellos y mejora tu vida, sobre todo en tiempos difíciles de decisión.
Gracias por leerme, mi misión es la calidad de vida emocional y su impacto en lo social.
Visita nuestro sitio:
www.cecreto.com
Suscríbete al boletín y recibe de manera gratuita:
Los diez mandamientos de la vida en pareja
Ana Giorgana