domingo, 12 de junio de 2011

Jaime realmente es un narciso y vive el vacío de su vida...


Historias reales de Personas Reales...
Jaime me escribe hace unas horas y me plantea que es un narcisista. Está triste porque no entiende el amor fuera de sí mismo.
Sus relaciones de pareja siempre lo dejan vacío y sin control. Siente un gran vacío en su alma y en su corazón porque aunque se esfuerza no logra llegar al corazón de Tamara su gran amor.
Pero no puede dejar de ser tan egocéntrico.

Y hoy, Tamara le ha dicho que no puede convivir con su frialdad y falta de emoción en su relación con ella.
Tamara realmente lo quiere pero no puede estar con un hombre que solo se ve a sí mismo y que de alguna manera no está presente cuando ella más lo necesita.
Jaime sufre. Por supuesto que las personas con rasgos narcisistas se encuentran en una situación difícil aman a sus parejas, pero no pueden permitirse experimentar el amor, la diferencia y el éxito de otros, menos y mucho menos de la pareja, a la que aman, pero que tienen que mantenerla al margen de su vida.
Jaime se siente vacío.
Está lleno de dudas y de dolor.
No puede evitar ser el centro de atención.
Tampoco está dispuesto a ceder ningún rincón en su vida en favor de Tamara.
Ella tiene que admirarlo.
Pero Tamara ya se cansó.
Decidió darle carpetazo al asunto y ahora Jaime con toda su autoestima maltrecha no sabe qué hacer.
En mi opinión si Jaime quiere a Tamara necesita practicar la humildad.
Ver a Tamara como lo que es y no un reflejo de perfección y exigencia.
Pero para ello, Jaime forzosamente necesita una psicoterapia y comprender que sus amores no tienen que estar en función de él. Porque ellas también cuentan.
Gracias por leerme mi misión es la calidad de vida emocional.
Todo sobre los amores narcisistas puedes encontrarlo en esta dirección.
También puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico y recibir de manera gratuita:
Los diez Mandamientos de la vida en pareja.
www.cecreto.com
Estas interesado en los amores altamente destructivos de los narcisistas, visita nuestra editorial.
Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform