Ana Giorgana

domingo, 24 de julio de 2011

El amor no tiene por qué doler: Reconocer una relación destructiva

El amor no tiene por qué doler: Reconocer una relación destructiva