domingo, 20 de noviembre de 2011

El estrés afecta la vida sexual de las parejas...

El estrés se ha convertido en el mal del siglo XXI y sus implicaciones se encuentran en diversas áreas de la salud física y emocional. Las sociedades modernas implican una serie de eventos que están en relación directa con las preocupaciones, las prisas, la situación económica, las responsabilidades que generan el estrés.
Vivir con estrés de manera crónica disminuye y además afecta la vida sexual y su plenitud. El cansancio, la fatiga crónica y el no poder situaciones de relajamiento afectan la vida sexual. 
"La vida sexual mejora el estrés pero también es cierto que el estrés impide o inhibe la vida sexual".
La gran  mayoría de los expertos en este tema consideran que un gran porcentaje de la disfunción en la vida sexual es el estrés: el deseo sexual disminuye, se puede presentar disfunción erectil, eyaculación precoz y en las mujeres con mayor frecuencia la anorgasmia, que se se refiere a no poder alcanzar el orgasmo.
El estrés también es causa de una total desatención en la pareja por las recurrentes preocupaciones de la vida laboral, económica, social, etcétera. Y redunda en una disminución del deseo sexual asociado al placer.

Algunas recomendaciones:


1.- Hacer ejercicio y comer de manera saludable.
2.- Pasar tiempo de calidad con la pareja.
3.- Practicar algún método de relajación.
4.- Contacto con la naturaleza.
5.- Despejar la mente de las preocupaciones.
6.- Visitar a los especialistas.

Todo tiene solución.

Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform