Ana Giorgana

domingo, 8 de enero de 2012

Heridas y cicatrices en la relación de pareja...

Muchos son los aspectos que entran en juego en una relación de pareja. Las heridas que algunas de pareja dejan son muy intensas y profundas.  Se tornan cada vez más dolorosas, cuando somos incapaces de observar y darnos cuenta cuando una relación de pareja ha cumplido su ciclo.

Las heridas se convierten en cicatrices,  a veces, no las dejamos sanar, tampoco las dejamos cerrar y darle la vuelta a la hoja y seguir con nuestra vida cuando una relación ha terminado, o bien, cuando se ha modificado su estabilidad.

¿Cómo Recuperar la Confianza en el Amor?
Cuando una relación no funciona de manera que nos lleve a disfrutar a complementarnos y a estar en sintonía con nuestra pareja, quiere decir, que tenemos conflictos de fondo que no logramos resolver.  Por el contrario, nos peleamos, nos enojamos, nos disgustamos y no atinamos a salir de nuestros conflictos.


Uno de los aspectos que más se ve trastocada es la intimidad, ese espacio en el que sólo nuestra pareja y yo sabemos lo que pasa y no podemos engañarnos.  En ese espacio, ocurren los afectos más sublimes, pero también, cuando el clima se ha enrarecido, también suceden y ocurren las atrocidades más violentas.

La intimidad en pareja tiene sus engaños.  Ya que en ese lugar estamos desnudos y vulnerables con todo nuestro Ser. Ahí estamos toditos para el otro, cuando esta intimidad es tratada amorosamente nos sentimos plenos, completos, llenos de energía y alegría.  Nos hemos complementado.

Sin embargo, cuando ese espacio se convierte en el lugar de las hostilidades, de las venganzas, de los silencios, experimentamos una gran soledad que nos quema hasta las entrañas.  Los pleitos, los agobios, la violencia, la humillación y la culpa se viven en silencio, entre dos, entre Tú y Yo.  Y sólo nosotros sabemos cuál es la realidad de nuestro amor.

En la intimidad existen sutilezas, matices, la línea que divide el amor y la alteración del amor es muy tenue, es imperceptible, a veces, la dejamos pasar de largo, porque creemos o pensamos que mientras más amor demos y estemos dispuestos a otorgar a nuestra pareja mejor irá.   El problema no es el amor, sino la forma en la que nos relacionamos.

El amor no alcanza en las relaciones de pareja.  Necesitamos revisar que tan amorosa se encuentra nuestra intimidad o que tan destructiva se está volviendo para mi pareja, para mí, para la relación.  La calidad emocional de nuestra intimidad va a convertirse en el termómetro en que podemos calibrar nuestra relación de pareja.

¿Cómo me siento en esta intimidad con mi pareja?
-      Siento vergüenza?

Estas son algunas de las preguntas que necesitamos contestarnos para saber sí estamos viviendo en una relación con una intimidad sana, o si por el contrario, la intimidad nos está llenando de destrucción, dolor e indignación.

Por supuesto que en la vida en pareja existen momentos y momentos.  No siempre la relación es igual.  Tampoco todo el tiempo la vida está llena de pasión.  Existen diferencias y ajustes que se requieren hacer en la convivencia.  

Como toda relación humana tiene sus vaivenes. Vivir con la idea de que fueron felices para siempre lleva a la frustración y vivir de una manera infantil la vida en pareja.

Nadie puede hacer el análisis por ti.  Y nadie puede decirte lo que tienes que hacer o dejar de hacer con respecto a tu pareja.  Lo más importante es tu sentir, tu autoestima, el grado en el que se complementan.  

Pero si has intentado, una y otra vez, que tu pareja cambie, seguramente estás en una relación llena de frustración, dolor y amargura.
Tu pareja jamás va a cambiar por ti o porque tu se lo pidas.  Tu pareja cambiará sí  tiene la motivación para hacerlo.
Las Heridas y Cicatrices que deja un mal amor, por supuesto que se pueden sanar, pero se necesita, fuerza, coraje y un gran amor y estima por uno mismo.  Claro que se puede recuperar la Confianza en el Amor, pero tienes que empezar por ti.
Cuando descubras todo lo que eres capaz de dar en una pareja, pero que tal vez, no fue apreciado por “tu gran amor”, entonces es momento de que te des cuenta qué tipo de pareja atraes a tu vida.
La pareja es un espejo y sí no estás obteniendo el trato que crees merecer, entonces, aunque duela, esa pareja no es para ti.

Gracias por leerme, mi misión e intención es la calidad de vida emocional…

Y pone a su disposición, el lanzamiento de su E_Book

Cómo Recuperar la Confianza en el amor: Heridas y Cicatrices en la Relación de pareja.

Sí te has enamorado y sufres. Este material es para ti.

Con la adquisición de este material tienes tres consultas gratis con la autora vía e- mail.

Suscríbete a nuestro boletín y puedes descargar de manera gratuita: Los Diez Mandamientos de la Vida en Pareja