Ana Giorgana

martes, 17 de enero de 2012

Los estragos de la infidelidad

Cuando una infidelidad se descubre, la confianza se pierde, y la persona no puede comprender, ni sabe cómo puede ahora ver o mirar a su pareja.
Queda una gran desconfianza en lo más íntimo de la persona, por tanto, otras relaciones en el futuro estarán plagadas de temor y del riesgo de la infidelidad.
En el plano de lo observable, es decir, la conducta.
Las personas pueden tener arrebatos violentos, algunos llenos de pasión y con un gran despecho.
Algunas personas llegan incluso, a agredir al tercero en discordia.
La infidelidad implica vivir sentimientos de venganza y de odio que salen con toda la viscera.
Cuando una relación que ha sufrido el quebranto de la infidelidad y deciden seguir juntas, se inicia el plano de la sospecha,
se encuentran muy pendientes de cada paso que la pareja hace o dice.Todo está bajo el juicio y la interpretación.
Estos actos se refieren al hecho de haber perdido la confianza en la persona amada.
Y también se sienten que han sido tratados de una manera injusta y vergonzosa por su pareja.
En lo referente al plano de las emociones el sufrimiento y el dolor son muy grandes.
La rabia, la depresión, la ansiedad, el abuso, la mentira el engaño, son sentimientos agudos y llenos de desasosiego.
Cómo alguien que me juró amor eterno, ahora, resulta que tiene otra relación.
Ana Giorgana

CeCreTo-Centro de desarrollo humano y personal