Ana Giorgana

martes, 22 de mayo de 2012

¿Por qué nos volvemos codependientes?

La codependencia es una condición de cómo nos relacionamos con los demás, puede ser un hijo, la pareja, alguno de los padres e incluso los amigos. Cuando codependemos estamos muy atentos a la conducta de los demás y deseamos ardientemente que cambien sus formas y maneras de vivir y hacer las cosas.
Toda persona codependiente generalmente se encuentra enlazada en ciclos de dolor amoroso, no logra dar el brinco de tomar una responsabilidad personal de sí mismo y considera que cómo se ocupa tanto de los demás, él o ella en realidad no tienen problemas.
Su gran problema es el de los demás. Por tanto sí los otros cambian, ellos tendrían una vida tranquila y feliz. Es más son felices cuando los otros hacen lo que ellos quieren. Y una vez más, dependen del afuera para su bienestar y condición emocional.
La codependencia en su más estricto sentido, se refiere a aquellas personas que dependen de alguien que tiene alguna dependencia, como puede ser:
-      El alcohol y drogas.
-      El sexo.
-      El juego.
-      El trabajo.
-      A la comida.
-      El inernet, etcétera
Es decir, estamos muy pendientes de que la otra persona deje de beber, deje de jugar, deje sus adicciones. Y no cobramos conciencia de cuánto estamos afectados por su apego a otras circunstancias.
Sin embargo, muchos autores están de acuerdo que el término de codependencia también se ha popularizado y existen personas que son adictas a las relaciones destructivas y se mantienen en esas relaciones aún cuando les haga daño. No pueden orientarse hacia el bienestar y poner un alto en sus formas distorsionadas de amar.
Si bien es cierto, tiene que ver con aquellas personas a quiénes se les ha dado en llamar rescatadoras.  Pasan su vida rescatando a los demás de sus irresponsabilidades en todos los sentidos.


CeCreTo-Centro de desarrollo humano y personal

Ana Giorgana
www.cecreto.com