Ana Giorgana

viernes, 25 de mayo de 2012

Un amor con tintes narcisistas..

El amor representado  y reflejado con la vida de las personas que cuentan con marcados rasgos narcisistas, siempre acaban rodeando la relación con un alto grado de sufrimiento y destructividad para el otro.
Los Narcisistas cuentan con un mecanismo que los pone en la tesitura de ser la medida del mundo. Generalmente se rodean de situaciones y circunstancias de admiración: personas que trabajan con ellos, mujeres que los adulan, hombres que se sienten atraídos a mujeres muy seductoras, etcétera.
Con ello quiero significar que si tú te has enamorado de una persona así, seguramente existen momentos de una gran dicha, sientes que vuelas, te sientes importante y casi tocando las nubes. Después de un tiempo te cansarás de tanta admiración y de un gran secreto: “tienes que comportarte a la altura de todas las situaciones”
Cuando a los “ojos de tu pareja narcisista” las cosas no han salido como él quisiera o espera de ti, todas las críticas se volverán hacia ti, con tal fiereza que no saldrás de tu asombro y confusión por gran tiempo.
Empezarás a sentir que ya no brillas, que no puedes salir de tu estado de turbación, te desdibujarás y no encuentras ninguna puerta o salida para tu problema.
El exterior no te puede ayudar demasiado: Todos pensarán que tú estás equivocada, que él o ella son sencillamente una buena pareja: amables,
Frías y distantes por momentos. Comprometidas y lejanas en otras circunstancias. Llenos de encantos pero también de contrariedades y de rabias inconsistentes.
Un momento de alegría contra muchos otros de indiferencia y apatía, se muestran muy educados, su orientación de vida es el afuera, tienen que estar a la altura de todas las circunstancias sociales, aunque en el fondo sientan una gran rabia y envidia por lo que los otros han conseguido.

Quieres saber más en el siguiente enlace.

CeCreTo-Centro de desarrollo humano y personal

Ana Giorgana
www.cecreto.com