Ana Giorgana

viernes, 25 de mayo de 2012

Lo volví a perdonar...

Historias Reales de Personas Reales...


Estaba decidida a decir que nunca más lo volvería a ver, pero de pronto me asaltaron las dudas y el enojo.
Llena de confusión y de tristeza como siempre le hago y de nuevo lo volví a aceptar.


Yo me mantuve firme algunos días después de sus llamadas. No quería verlo, me hice la "interesante", pero al final decidí darle otra oportunidad.


Fue una oportunidad que ahora me arrepiento porque volvimos a lo mismo o peor.


- Fallas en el compromiso: me dice que llega y nunca está a tiempo.
- Tiene demasiado trabajo.
- Sus amigos son lo más importante.
- Sus enojos y rabietas cuando está conmigo.
- No deja sus compromisos.
- Ha sido infiel varias veces.


Pero lo volví a perdonar, pero en esta ocasión, la violencia verbal y psicológico no tuvo igual. Es como si me castigara por haber vuelto con él. 


Todos estos detalles llegan a mi como testimonio de la carta de Alicia. Está desolada. Llegó al punto que al salir de una cena: él la maltrato verbalmente, la insultó, le dijo que solo quería probar que volvería con él pero que en realidad no la quería nada.


Solo había sido una prueba para que se convenciera de que a él nadie lo deja porque sí.


La conducta de Alfredo es una forma machista, misógina y egoísta de vivir las relaciones. Alicia lo hirió profundamente al cortar con su relación y ahora, el  tomado el bastión de la venganza. 


Una venganza destructiva y formada en el ciclo del dolor. En mi libro: Cuando el amor en pareja se convierte en dolor, jusstamente hablo sobre este tipo de ciclo que se activa de manera inconsciente y que es altamente peligroso para la vida en pareja.


Desde hace una semana Alicia decidió entrar a psicoterapia mediante la magia de la tecnología. Lleva terapia en línea y ahora se encuentra ligeramente más clara, pero sobre todo, decidida a recuperar su estima propia y valor personal.



Cuando decidió perdonarlo no se imaginó que viviría un gran infierno con Alfredo. Él es un hombre profundamente narcisista y egoísta, además de violento y bebedor, que no admite los "nos" en su vida.


Claro el gran problema es el gran daño que dejan en sus parejas sin dejar de olvidar que ellas cuentan con su parte al ligarse a hombres que cuentan con estas características.


Y eso, es justamente el trabajo que Alicia necesita realizar, es decir, trabajar sobre ella misma para sanar su estima propia y valor personal.


Ana Giorgana
www.cecreto.com