Ana Giorgana

domingo, 17 de junio de 2012

El control un mecanismo de los codependientes

Las parejas codependientes cuentan con un mecanismo de acción importante: el control. Su vida gira en controlar al otro. En decir cómo y de qué manera se tienen que hacer las cosas. Ellos cuentan con la varita mágica del entendimiento sobre la vida de los demás, pero sobre todo, de la pareja.

Se siente con el derecho de decirnos sí tenernos que dejar de hacer tal o cual cosa, están enfocados a “nuestro bien” y nosotros tan ingratos que no les tenemos consideración alguna.  Su lucha constante y permanente es el control

Controlar la bebida, la jugada, el dinero, las acciones, las actividades y también las formas y maneras de cómo tenemos que hablar y decir las cosas.  Realmente los codependientes son una gran molestia para los que ama.  Justamente porque se siente vinculado a ellos necesitan tratar de que su pareja, sus hijos, sus hermanos, sus papás hagan lo que ellos quieren o dejen de hacer lo que necesitan pero no por ellos, sino por la salud de los demás.

Si en una parte esto es cierto. La realidad es que las personas con tintes codependientes, están pendientes, muy atentos a la conducta de la pareja y rara vez reflexionan en cómo ellos afectan  a esa persona o su medio familiar.

Ellos piensan que si los demás cambiaran jamás tendrían más problemas. La realidad es que al tratar de controlar la vida del otro, su pareja, ésta siempre hará lo mismo y la conducta no mejorará.  Con esto queda claro que en la medida que más tratemos de controlar a alguien más dependientes somos de esa persona que estamos dispuestos a someter a nuestro control.


Ana Giorgana