Ana Giorgana

sábado, 2 de junio de 2012

Es que tú mereces a alguien mejor que Yo...

Historias Reales de Personas Reales...

Qué manera de terminar una relación de una forma infantil y sin compromisos. Eso quiere decir, que el otro, el que se siente menos considera lo que es mejor para nosotros y para nuestras decisiones y elecciones.


Es que tú mereces a alguien mejor, es una manera de decir: "Yo merezco a alguien mejor que Tú"

Por supuesto que frente a este tipo de argumentos uno queda desarmado y confundido. Nosotros que según hasta ese momento habíamos elegido a una persona valiosa y valerosa, resulta que ese otro, se siente una nada frente a nosotros y ahora viene y nos dice que no puede estar con nosotros porque no está a la altura de nuestra personalidad, de nuestra vida, de nuestra familia.

Un argumento bastante tonto e incluso fuera de lugar.

En este tipo de situaciones encontramos dos maneras de visualizar el asunto:

- El otro nos está diciendo por un lado que somos lo máximo y que él no es una persona digna de ser amado.
- Y por otro, nos está proyectando sus propias necesidades, en el fondo, no quiere estar con nosotros porque nos considera con muy poca valía para su persona.

Por una parte mejor que se aleje, para qué queremos estar con alguien que tiene tan poca estima personal. Y también cuál es el sentido de estar con alguien que considera que somos tan poca cosa para ellos.

No existen ciudadanos o parejas de primera o de segunda, simplemente quién vale más o menos. Todos contamos con un valor especial, no importan las condiciones de la relación.

Hablar de merecimiento es un aspecto delicado en términos psicológicos:

Nadie merece más o menos en la vida. Todos estamos dónde nos corresponde de acuerdo al valor que nosotros mismos nos ponemos.

Solo nosotros podemos saber qué es lo que necesitamos, queremos, elegimos. Aunque amemos a alguien intensamente ese alguien, no puede decir sí lo merecemos o no, sí nos merece o no.  Ese punto tiene que ver con factores de estima personal.

El afuera es solo un reflejo del mundo interno, pero evidentemente quién llega a nuestra existencia para decirnos que nos merecemos algo mejor habla de tintes totalmente narcsistas de su personalidad que consideran que el mundo es tal como ellos creen.

Los amores narcsistas son relaciones profundamente destructivas... y si te has embarcado en una relación así, te recomiendo que visites nuestra editorial sobre este aspecto.

editorial

Entra a Cecreto y descarga gratis: Los diez mandamientos de la vida en pareja.

www.cecreto.com