martes, 24 de julio de 2012

Infancia y Elección de pareja...

¿Mi infancia tiene que ver con mi vida en pareja?

La gran mayoría de las teorías psicoanalíticas postulan con una gran razón: 
“Infancia es Destino” 
y así se titula el libro de un afamado profesional en el ramo, 
Santiago Ramírez.

La infancia es un período de formación que marca de manera importante 
la personalidad 
y los estilos de relación que posteriormente entablamos en nuestra vida, 
principalmente, en la vida en pareja.

 En la infancia se molden la identidad, el autoconcepto, la autoestima, 
los modelos de amar, 
los roles que se juegan en la vida social, entre ellos: 
cómo ser hombre y cómo ser mujeres. 
Sobre todo que se espera de cada uno de ellos.

Lo femenino y lo masculino se encuentran dictados por las reglas sociales. 
Por tanto, la expresión del amor y las relaciones de pareja 
cambian de una ciudad a otra, de un país a otro, 
y por supuesto de una persona a otra.

Los padres son los representantes de esos patrones en la tierna infancia.

La convivencia con ellos, nos obliga a conocer el amor incondicional, 
el amor condicionado, la educación de las pasiones y de los sentimientos 
y a ahogar nuestros más anhelados sueños de exclusividad. 
Aprendemos a compartir.

Por supuesto que nos encantaría ser solo para ellos y nada más. 
Un sueño irrealizable que llevamos a nuestra vida en pareja.

Queremos y deseamos ser lo único para ese hombre o 
mujer en los cuáles hemos depositado todo  nuestro amor, cariño.

leer más: 




Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform