viernes, 13 de julio de 2012

Te quiero, pero no voy a separarme de mi esposa...

Historias Reales de Personas Reales...

Martin ya no está seguro de continuar la relación con Estela. Tienen veinte años de casados. La relación se ha vuelto monótona y sin brillo. Los hijos, la economía, los compromisos y el trabajo han desgastado la relación. El tiempo y lo cotidiano de la vida.

Él tiene una relación alterna desde hace más de cinco años. Es una relación con una chica que ahora le exige más tiempo, más compromiso y también desea hacer una vida con él como pareja.

Martín una y mil veces más le ha dicho:

¡No me voy a separar!

Ha sido el eterno conflicto en esta pareja.

Martín siempre ha estado bajo el argumento:

¡No es el momento!
¡Los niños están pequeños!
¡No puedo dejarla tenemos una vida de muchos años juntos!

Estela funciona en la relación con Martín como si nada pasara. Ella está convencida que su marido es distante, que viaja mucho y se ha acostumbrado a ese estilo de vida. Para ella el divorcio no está en sus planes.

Pero la pareja alterna de Martín ahora sí ha amenazado con dejarlo.

Y se lo cumplió.

Él no le creyó. La buscó. Le prometió. No cedió.

Martín se siente triste y lleno de dolor y aunque sabe que no se va a separar de Estela, extraña su relación y siente un gran vacío.

Le entran dudas. No sabe cómo resolver su conflicto interno.

Al final ha tomado la decisión de quedarse en su vida familiar para continuar con una relación sin brillo, sin destellos, pero, él tampoco hace nada para revitalizarla, no le interesa. Se ha resignado.

El desamor es uno de los riesgos del amor en pareja.
Consulta nuestro sitio.
www.cecreto.com

Cómo vencer la dependencia emocional

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform