jueves, 18 de octubre de 2012

La culpa de todo la tiene mi pareja...



Uno de los grandes temas que llegan a la consulta hablan sobre las relaciones de parejas y cómo de alguna manera queremos que nuestra pareja sea el responsable  de todo los que nos aqueja.

Sería deseable que con solo estar dispuestos a acusar a nuestra pareja ésta se responsabilizara no solo de nosotros, sino de todo lo que pasa alrededor de nuestra relación

En realidad es una fantasía y una forma infantil de mirar la vida en pareja. Tú también participas en ese vínculo, tú también estás inmerso en esa relación.

Y, nos guste o no, una relación es de dos.

Las diversas situaciones de la vida actual nos obligan a vivir distanciados de nosotros mismos.  Generalmente atribuimos los problemas que se nos presentan como algo que nos es ajeno.

Estamos educados a ver en los ojos de los otros, llámese marido, hijos, padres, hermanos o amigos como aquellos agentes que nos hacen sentir mal, y por mal, entiendo tristes, enojados, estresados, nerviosos, iracundos.

Creemos o pensamos, que las circunstancias nos hacen sentir de tal o cuál manera.  Vamos por el mundo muy pendientes de los demás, pero no reparamos en darnos cuenta, en percatarnos cómo le hacemos nosotros para estar en las situaciones en las que nos encontramos.




Tal vez, parezca atrevido, pero la realidad de infinidad de circunstancias que nos pasan, por decirlo de alguna manera, nos ocurren ya que sin darnos cuenta somos activos partícipes para que los acontecimientos cobren vida y se instalen en nuestra experiencia, así sean momentos de alegría como los más dolorosos.

En ningún momento de nuestra existencia nos enseñan a mirar en nosotros mismos, estamos muy pendientes de lo que la mayoría de las personas hacen, o sentimos que nos hacen. Vivimos ausentes de nosotros mismos, perdemos nuestro poder personal ya que nuestro bienestar o malestar lo ponemos en manos del contexto, del afuera, del otro o de los demás.  Les adjudicamos la responsabilidad  de cómo nos sentimos, de cómo pensamos y hasta de nuestras acciones.

En realidad si hacemos un acto de reflexión, el resto del mundo tiene el derecho de ser como le plazca, el problema se presenta cuándo esa parte del mundo hace o dice cosas que a mí me afectan.  Y, entonces creo que ellos son los culpables de TODOS mis 
problemas.


Ana Giorgana
Terapeuta
Coach en temas calidad de vida.


Suscríbete al boletín es gratis y recibes: Los diez Mandamientos de la vida en Pareja

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform