viernes, 12 de julio de 2013

Juan evita los conflictos con su pareja...



Historias Reales de Personas Reales...

Juan está enojado, resentido y muy triste porque no logra expresar sus sentimientos con Angélica. No está de acuerdo con lo que ella quiere, pero él tampoco se define. Evita conflictos con su pareja para no tener discusiones.

Juan se encuentra sumido en una espiral de impotencia. Se siente limitado. Se siente descalificado, no tomado en cuenta; pero tampoco se expresa para alzar su voz. Evita a toda costa entrar en discusiones que lo lleven al conflicto.


Y por muy contradictorio que parezca:
No plantea sus necesidades, gustos y disgustos para no entrar en conflicto, pero al mismo tiempo se encuentra en un conflicto interno en el que sostiene un diálogo consigo mismo que tiene más o menos la  siguiente tónica:
- Claro nunca puedes decir nada.
- No vale la pena discutir, mejor me callo.
- Estoy harto de que no me avisen que van a hacer y me dejen de lado.
- No soy importante para ella, siempre hacemos lo que quiere y a mi ni me pregunta.
Es decir, a pesar de su inconformidad, no es capaz de decir nada que lo lleve a la resolución de sus conflictos.  El espera que un día su pareja le reconozca su bondad, su complacencia, su estar siempre de buenas para ayudarla, para apoyarla. Lo cuál nunca llega.  La esperanza el mal de toda pareja.

Él se desdibuja frente a ella, pero cuáles es esta necesidad de agradar, tal vez, tenga que ver con su manera de enfrentar y de resolver problemas, problemas con la autoridad, temor a ser rechazado no no aceptado en lo que propone.

Lo real es que el no apuesta sobre sus propias necesidades, intereses, gustos, disgustos, y al final se siente resentido con él y con ella, vive a través de la postergación de los conflictos. Lo cuál en términos de salud emocional y física tiene un costo.

Se siente deprimido, cansado, fatigado, lleno de enojo, dificultades para dormir y concentrarse.

Un alto costo que se paga por desdibujarse frente a la pareja.

Ana Giorgana
www.cecreto.com

Puedes visitar nuestro artículo:
Los riesgos del amor en pareja
 
 
 
 
 

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform