miércoles, 10 de julio de 2013

Siento que vivo una verdadera pesadilla...

Historias Reales de Personas Reales...

Altamira ha enviado su historia para ser contada, por razones obvias los nombres y lugares de identidad se encuentran modificados, de tal manera, que si tu crees que conoces a alguien en estos testimonios, seguramente estarás equivocada.

Yo me case muy siendo muy joven tenía dieciocho años por problemas de violencia con mi pareja.  Seis años más tarde nos separamos. Él era una década mayor que Yo siempre exigente, con don de mando, fue educado en escuelas militares, por tanto, su formación era la exigencia. Siempre era muy amable pero con las personas de fuera no conmigo. Me casé muy joven y me sentía deslumbrada de que un hombre así, se hubiera fijado en mí.

Durante el tiempo de nuestra relación quede embarazada varias veces, pero no hubo ningún hijo, generalmente estas situaciones fueron traumáticas, por razones de salud generalmente terminaban en abortos. Ahora ha pasado el tiempo pero siento que vivo una pesadilla, una separación muy dolorosa, hijos que no logrados y no puedo acabar de cerrar ciclos en esta situación.


Después de la separación me volví a involucrar con otro hombre que también me lleva algunos años. Pareciera que en la vida de Altamira existe una forma de relación, busca hombres mayores, tal vez, sería conveniente revisar, por qué ella se relaciona con hombres mayores.
- Será parte de su historia?
- Cuál es la necesidad apremiante?
- Seguramente las causas las encontraremos sí Amanda revisa su historia de dolor con los hombres.

Esta segunda pareja de Altamira está casado y tiene un hijo con su otra pareja. Altamira se embaraza y su único hijo es de esta relación. Él no deseaba comprometerse, así que frente a su embarazo le pide que aborte a lo que ella se niega y decide tener su hijo sola. El bebé en estos momentos no ha cumplido ni el año aún.


Desde entonces me siento en una crisis permanente. Nos seguimos viendo y un día en un arranque de furia y de tanto escuchar que no se haría responsable, tomé la decisión de hablarle a su mujer y le conté toda la historia de lo que estaba sucediendo conmigo, con él y con el bebé.  Nuevamente tuve que vivir un embarazo de alto riesgo y una vez que el niño nació me esterilicé para no tener más complicaciones con la maternidad.

Siento que vivo una pesadilla, entonces, lo demandé y accedió. Sus comportamientos me tienen muy desconcertada, pero el gran problema, es que Yo sigo enamorada de él.

Aquí la gran pregunta es:
¿Enamorada?
De un hombre abandonador, frío, distante, irresponsable, sin compromiso.
¿Se puede seguir amando a alguien así?

Afirmativo parece que existe un gran apego, y Altamira solo mira su soledad, su tristeza y no poder liberarse de ese coraje y miedo de seguir adelante. Revalorando su persona, su maternidad, se encuentra añorando a un hombre abusivo.

Altimira se enamora de hombres que la destruyen en su persona, en su haber, la aniquilan, existen amores que destruyen no solo la vida, la autoestima y hasta el alma. Y aún así los aman dentro de un imaginario que no es real.

Lo que me preocupa es mi dependencia emocional. Realmente no se cómo salir de ahí, además de que mi ex esposo quiere que regrese con él con todo y el bebé. Mi vida es una verdadera pesadilla. Realmente quiero que mi historia sirva a otras personas.

Antes de continuar con esta historia, me parece importante algunas cosas, primero, que nada Altamira requiere de un buen tratamiento terapéutico y de crecimiento personal. Agresiones, hombres mayores, embarazos en riesgo. Amores frustrados y una gran dependencia y añoranza en las relaciones.

Una forma de lograrlo es a través de las constelaciones familiares   Revisar su propia historia infantil con sus figuras de amor temprano: madre, padre, hermanos, no tenemos más datos.

Cerrar ciclos y emprender un camino hacia la libertad emocional, donde ella sea el centro de su vida y no los hombres.  Siente que vive una pesadilla porque está arrastrada frente a las decisiones de ellos y no es capaz de plantarse frente a ellos con una alta autoestima y reconsiderar su propia vida consigo misma y con su maternidad.

Tal vez, sea un camino largo, pero no imposible, es solo cuestión de ponerse en primer lugar para lograr sanar.

Gracias por compartir tu historia..
Ana Giorgana
www.cecreto.com

Los hombres y el miedo al compromiso


Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform