miércoles, 10 de julio de 2013

No quiero otro amor en mi vida...

Historias Reales de Personas Reales...

Hola Ana  por fín me he decidido a contarte mi histoira para que la publiques.

Espero de todo corazón que sirva a muchas mujeres porque siempre se aprende de otras personas.
Solo te pido que no publiques mi nombre real.

Amanda comenta que desde muy jóven no se sintió muy atractiva para los hombres. Generalmente no fue una chica con "suerte en el amor", se sentía atraída por las historias de sus amigas que le hablaban de cómo se sentían cuando se enamoraban, los detalles, las palabras y solo miraba cómo ellas sí podían lograr consolidar una pareja, y ella siempre observando su situación.  

Añorando agradarle a un hombre que nunca llegaba a su vida.

Dadas estas circunstancias, Amanda comenta que no tuvo experiencias gratificantes a lo largo de su vida de adulto con hombres, por el contrario, siempre salía mal librada de cualquier relación. Ellos no se comprometían en absoluto.

Al entrar a la década de los treinta comenta Amanda, sin ninguna experiencia maravillosa de enamoramiento, empezó a tener citas con un hombre al que conoció por internet, empezó a tener pláticas y acercamientos con él.  Parece que compartían algunos intereses y entonces su comunicación se fue abriendo cada vez más.

Amanda comenta que se empezó a sentir atraída por él. En cierto, sentido él era lo que ella siempre hubiera soñado en un hombre.
- Seguramente fueron mis proyecciones del hombre idealizado que Yo esperaba en mi vida.
- De una manera muy inocente y estúpida le creí, realmente pensé que se había enamorado de mí, y por supuesto que me sentía como si tocara el cielo con las manos.  

Por razones de salud Yo me encontraba imposibilitada para salir con frecuencia, así que él empezó a visitarme en mi casa. Muy amable, simpático, con una muy buena comunicación.

Sin embargo, todo sale a la luz después de un tiempo. Resultó entonces, que él era un hombre comprometido y casado, y ya sabes las justificaciones:

- " Me estoy separando"
- " Es solo cuestión de tiempo"
- " Los papeles ya están en el juzgado"
- " Los abogados dicen que pronto firmaremos"

Y le creí así que seguimos la relación como si realmente estuviéramos en vías de formar una pareja. Le ayude a conseguir un departamento para que él viviera y trataba de resolverle sus problemas. En este momento de la historia de Amanda  recuerdo un artículo que escribí: " la necesidad de ser necesitados"

Y pareciera, que Amanda en su enamoramiento intentaba cubrir todas las necesidades de su pareja sin pedir correspondencia a cambio. Daba por hecho que su amor por él era lo más importante.

La relación continuo pero con problemas y conflictos importantes, él se volvió distante, serio, frío e incluso comenzó con lo que se denomina violencia de baja de intensidad.  La agresión disfrazada:

- No me gusta como te vistes.
- No me atraes del todo.
- Críticas sobre la forma de vestir, de hablar.

Ante esas agresiones y descalificaciones.  Amanda se retiraba para después volver con él ante sus súplicas, el ciclo del dolor y la agresión siempre están disponibles en este tipo de relaciones y se activan de manera inconsciente.

Este tipo de mecanismos dolorosos en la pareja se activan y dan pie a situaciones de violencia y abuso. El amor y la relación de pareja inician ciclos de dolor que parecen no tener fin.  Generalmente este tipo de situaciones se aprende desde muy temprano en la infancia por ello, es importante revisar nuestra historia para comprender por qué hemos elegido este tipo de relaciones en nuestro presente.

Una vez que sucedieron diversos incidentes pude darme cuenta y cobrar conciencia que solo había una situación de abuso de su parte hacia mi persona. Yo le prestaba dinero. Él tenía otras relaciones y además me agredía solo quería utilizar ventajas sin dar nada a cambio.  Amar demasiado no siempre es una buena alternativa.  Finalmente decidí romper con la relación y me fui para siempre.

En fín Ana, podría contarte varios más incidentes.  Sin embargo mi mensaje es que por la necesidad de ser amadas podemos soportar todo. Y por supuesto, decirles a las mujeres que no se dejen llevar por hombres que solo desean aprovecharse de las circunstancias. No es sano estar con alguien que te miente en el amor, en la infidelidad, en la confianza, que traiciona tus sentimientos.  Difícil recuperarse de una situación cómo esa.
Y que estén alertas a las señales para no caer en condiciones de abuso y violencia. Alejarse para siempre es la mejor decisión aunque sea difícil, aunque cueste trabajo, pero es un acto de supervivencia afectiva.

Amanda termina su historia con las siguientes palabras:

 Al día de hoy sigo aprendiendo a llenar ese vacío emocional yo solita, y ya no espero a nadie, y al que aparezca le cerraré la puerta sin pensar, pues no vale la pena correr el riego con tan baja probabilidad de salir exitosa, pues estamos en una sociedad que ha perdido el norte  en los valores 

Gracias Ana, por la ayuda que le prestas a tantas mujeres. 

Te agradezco infinitamente tu testimonio.
Y que continúes con tu proceso de crecimiento personal.
Ana Giorgana


Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform