sábado, 31 de agosto de 2013

Yo siempre tengo que ceder opina Pilar...

Historias Reales de Personas Reales...

Pilar asiste a un grupo de psicoterapia y está muy enojada porque ha cobrado conciencia que se ha dado a la tarea de ceder, permitir, no decir, quedarse callada para evitar todo tipo de conflictos con Alejandro.

Esta conducta la aprendió desde muy niña. Sus padres siempre le educaron: "alguien tiene que ceder" y ese mandato lo trae tatuado en el corazón. No sabe resolver conflictos. Se queda muda frente a las agresiones, frente a los abusos y ahora está con un fuerte depresión que no comprende por qué está en ese lugar tan triste y sin alegría.

En realidad Pilar se ha derrumbado porque Alejandro ha sido infiel varias veces, lo perdona, se resiente, no sabe cómo seguir y finalmente cede a sus chantajes y agresiones.

Te comparto un pequeño estracto de mi libro. Cómo Recuperar la Confianza en el amor, para que puedas comprender porque llegamos a este tipo de situaciones...

"Ceder, permitir, no decir es una forma de vivir sin existencia. Vivir a las sombras de que otro decida tu vida. Hemos sido educados para que los demás estén con nosotros, nos quieran, agradar y nos olvidamos de nosotros mismos para siempre".  
El alma entonces se ofrece como depositaria del dolor y del sufrimiento.
www.cecreto.com

Ceder en una relación, negociar, llegar a acuerdos es una manera de fortalecer la relación. Pero que alguno de los dos tenga que ceder siempre, que estar en condiciones de inequidad siempre deja huellas y resentimientos en la vida en pareja

Ahora Pilar está molesta consigo misma por haber dejado que Alejandro siempre tuviera la razón para no crear conflictos. Alejandro tuvo el poder mal entendido en este vínculo amoroso y ahora que Pilar ha terminado con él está como sedita queriendo regresar con ella y ofreciéndole toda clase de situaciones.

Pilar está cansada, ya no quiere más y ha decidido trabajar en su estima personal antes de tomar una decisión.  Alejandro de cualquier manera se arrepiente un día y al otro todo sigue como si nada.

Pilar ha tocado fondo y no desea más una vida así.
Ana Giorgana

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform