martes, 24 de septiembre de 2013

Me muero porque me hable...

Historias Reales de Parejas Reales...

Raquel muere porque le hable Mario. Lo acaba de conocer y ya sueña y le dedica una cantidad de energía a ese joven idealizado. Ha cruzado apenas algunas palabras con él, pero para ella es ya toda una eternidad si no le llama.

Durante algunos años él la pretendió y ella estaba de novia con otro chico. Ahora lo ha vuelto a encontrar y se sintió muy atraída por el. Raquel se enamora muy rápido. Sus historias de noviazgo siempre son muy apasadionadas. Ellos viven en su pensamiento cuando ella los atrapa en su vida afectiva.

Ahora es Mario quién ocupa todo su espacio psicológico. Tiene prisa de que le llame, tiene prisa de salir a tomar un café con él, tiene prisa de conocerlo, tiene prisa de ser su novia, tiene prisa de ser amada intensamente.

Raquel cuenta con un amor de amalgama como lo he dicho en mi libro Cómo Recuperar la Confianza en el amor. Se trata de un amor fusionado. Pegado. Pegajoso. Lleno de miel. Por tanto, Raquel tiene que trabajar en los límites de su vida afectiva. Requiere hacerlo porque en las rupturas sufre demasiado por amor.

En el trabajo en los talleres hemos puesto énfasis en este tipo de amor que ella establece. Deja de pensar en ella para estar afectivamente para su pareja. En este sentido, aún cuando se da cuenta de sus "ganas" de vivir muy pegados, ahora, por lo menos ya no les llama obsesivamente, o se hace la aparecida en donde esté.

Aunque tiene prisa de amar ha logrado esperar los tiempos para que ellos la busquen. En este caso de Mario que es un muchacho que de verdad le interesa ha podido poner freno a esta circunstancia.  Eso es realmente empezar a crecer y hacerse responsable de sus formas de amar.

Gracias Raquel por permitir que tu historia se publique.

Amor o adicción es un artículo que seguramente te ayudará a darte cuenta como son estos amores

No olvides suscribirte a nuestro boletin   www.cecreto.com

no olvides la terapia en línea

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform