jueves, 6 de marzo de 2014

Mireya tiene una pareja que un día la quiere y otro no...

Historias Reales de Parejas Reales...

Mireya llega a la consulta desgastada y triste. No comprende su situación solo sabe que sufre una gran ansiedad.  Su vida transcurre alrededor de Humberto su pareja. Lo ha intentado todo para que él viva feliz aun cuando ella es muy muy muy infeliz.

¿Por qué decidimos hacer felices a otros cuando nosotros estamos llenas de sufrimiento y dolor?

Es un enigma. A Mireya la enseñaron que un valor grande y apreciado es el poder darse a los demás. Tender la mano, estar atenta y sobre todo sí es un alguien a quien amas. Humberto es displicente. Es más podría decirse que su agresión hacia Mireya es pasiva.  Él agrede con palabras, con actitudes, con insultos, la descalifica en todo momento. Muestra rasgos de las personalidades narcisistas, pero ella está ligada a él desde la dependencia emocional y no desde el amor sano e inteligente.

Él nunca cumple lo que promete, no solo en las citas o compromisos con ella, tampoco en lo que deciden hacer juntos. Decidieron vivir juntos unos días para probar si la relación podía formalizarse. Han pasado apenas cuatro semanas y ella se ha adelgazado tres quilos y no puede con el estrés.

Promesas incumplidas. Irresponsabilidad y con un gran sentimiento de superioridad es su actitud. Yo he decidido dejarlo, pero siempre pasa lo mismo: me ruega, se comporta con un niño desvalido, un tiempo si acaso tres o cuatro días se comporta como el mejor amante para después volver a lo mismo.  Estoy confundida y desesperada.  Todas l,as promesas incumplidas tienen que ver con un dejo de indiferencia ante la relación que decimos amar.

En cuanto se siente seguro me agrede y cuando intento dejarlo me ama profundamente y no puede vivir sin mi. No puedo vivir ni contigo ni sin ti. Ella habla de Humberto, pero en el fondo habla de sí misma, es una manera tormentosa de enfrentar una vida en pareja. Ella tampoco puede vivir según sus palabras ni con él y ni sin él.

La agresión y la dependencia emocional es un vaivén en esta pareja. No existe forma posible de reconciliación los pasivos-agresivos acaban por irritar cualquier buena intención.  Mireya acostumbrada a tolerar, a esperar lo ha hecho con Humberto pacientemente, pero ahora, como ella dice:

"Tengo que decidir entre su bienestar y el mío y he decidido apostar por el mío"

En mi proceso terapéutico y en mis ganas de vivir una vida plena he volcado todas mis energías en mi propia persona y solo haciendo caso a un compromiso emocional serio y disciplinado he salido adelante de una relación que me acababa el alma y he logrado vencer mi dependencia emocional y tóxica hacia mi pareja.

Gracias Ana tu acompañamiento y tus libros han sido un gran apoyo en mi recuperación.

Ana Giorgana
www.cecreto.com

dependencia emocional y relaciones de pareja

Autoestima y dependencia emocional.

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform