Ana Giorgana

martes, 10 de febrero de 2015

Una pregunta constante en la psicoterapia: Entonces él no va a cambiar?

Historias Reales de Personas Reales...

Durante mucho tiempo he escuchado el reclamo, el enojo, la rabia y la depresión de muchas mujeres que se encuentran viviendo vínculos y relaciones destructivas y tóxicas. Y, día tras día, se preguntan:

Entonces, él no va a cambiar?

La respuesta es no se. Yo no puedo poner palabras sobre la vida de otra persona. Nadie puede generar cambios en su entorno, en su pareja, en la relación con sus hijos sino cambia, primero, sus propias pautas de comportamiento.

En mi Libro ME ENAMORÉ DE UN IMBÉCIL: ¡y, AHORA QUÉ HAGO?

Hablo precisamente de estos amores que las mujeres desean cambiar. Se encuentran inmersas en ver y mirar qué pueden hacer para que sus parejas cambien. Cómo bien, lo ha apuntado, Walter Riso: " la esperanza el mal de toda pareja".

Mujeres encadenadas a amores obsesivos, infieles, dependientes, infernales, de celos constantes, incluso, violencia, y aún se preguntan sí su pareja, algún día, podrá cambiar.

 Mujeres fuertes, exitosas, llenas de atributos que centran su estabilidad, valor en la cuestión amorosa. No logran comprender que son ellas, quienes en su ideal de estar mejor, desean intensamente que sus parejas modifiquen sus formas y maneras de amar.

Posible o imposible?

Nadie lo sabe. Algunas mujeres cuando logran ser su prioridad, logran cambios en sus parejas, otras no, el rompimiento es inminente.

Su apuesta está centrada en el amor, en la pareja, en los intereses de sus pareja.

Así Romina está en la consulta cada día centrando su vida en la pareja.
Romina como estas mujeres que aman demasiado. Su vida pende de un hilo. Espera y espera como Penélope que su hombre cambie.

Pareciera que Romina no tiene un marco de referencia propio. Se siente perdida sin él. Pero lo más importante, su pareja es infiel, abusa del alcohol, no tiene un trabajo estable, pero ella, está enamora, lo quiere a él y a nadie más.

Sin embargo, ella piensa que si ella fuera solo para él. Él no tendría necesidad de beber, de ser inestable, de ser infiel. Él no valora lo que ella quiere, él no está cuando ella lo necesita, él tiene su vida con otras mujeres, y ella, es solo una de sus relaciones.

Ella insiste: ¿entonces, él no va a cambiar?

Habría que cambiar la pregunta.

Y, tú vas a cambiar o vas a seguir esperando que él cambie?

Por, tanto, sí te encuentras en una situación como la de Romina, busca una ayuda, una psicoterapia es lo acertado.

En Cecreto tenemos materiales interesantes para superar las rupturas en el amor.

Visita nuestro sitio
www.cecreto.com

Ana E. Girogana
La dependencia emocional
Cerrar ciclos.