domingo, 29 de marzo de 2015

La dependencia emocional y las parejas...

Ana E. Giorgana
Marzo2015
www.cecreto.com
Resultado de imagen para dependencia emocional y corazones
La dependencia emocional es una manera de vincularnos con una persona principalmente con la pareja, aquí te dejo algunas maneras en que la dependencia emocional se muestra:
1.- La relación de pareja se convierte en la prioridad principal de tu vida.
La persona que vive su vida en la dependencia emocional, deja todo de lado, incluso a sí mismo para satisfacer las necesidades de la pareja. Nada es suficiente, para estar con la pareja.
La persona dependiente emocional poco a poco va renunciando a sus gustos, intereses, atención en su trabajo incluso descuida a sus hijos, sí los tiene por lo que la pareja quiera o necesite.
La dependencia emocional entra en una dinámica importante: “el otro es más importante que YO”. Así va dejando de lado lo que antes hacía con gusto. De pronto, se da cuenta, que no existe nada en su vida más que su pareja. Se convierte en un compañero silencioso al lado del otro, se pega como al otro, se fusiona con la pareja.
2.- Hambre afectiva.
La dependencia emocional lleva a amar con hambre, con necesidad. Un deseo constante de estar cerca de la pareja, saber de ella, estar en contacto permanente con la persona. En el enamoramiento pareciera ser una forma de vivir, pero ese tiempo pasa.
El dependiente emocional evita conflictos, cede a todo y prefiere no mostrar sus enojos, frustraciones y desencantos. Todo lo justifica en aras del amor y de la relación de pareja. Muestra una necesidad desbordada de estar en contacto físico con su pareja. Por supuesto, que puede llegar a asfixiarlo. Se tornan obsesivos. Las llamadas son constantes y demandan atención y cariño constantemente.
Las parejas de los dependientes emocionales se resisten, en su mayoría, a tanta voracidad de cariño. Y, entonces, se escuchan frases como:
-      Me agobias.
-      Necesito tiempo y espacio.
-      Necesito respirar.
-      Me asfixias.
-      Necesito tiempos de soledad.
El problema surge cuando la persona que sufre la dependencia emocional frente a estos hechos, se siente rechazado, piensa que el otro ya no lo quiere, y, se esfuerza más en entrar en contacto con la pareja.  Por supuesto, que la pareja acaba por alejarse y el dependiente emocional lo vive como una traición porque él o ella sienten que lo dan todo. Y, sin el otro, se quedan sin nada.
3.- Buscan desesperadamente ser la prioridad de la pareja
La dependencia emocional lleva a la exclusividad, a querer ser la prioridad de sus parejas en todo. Reclaman, se enojan, chantajean cuando el otro, la pareja muestra ciertos rasgos de independencia y cuenta con otros intereses.
La experiencia del dependiente emocional es de angustia, teme la separación y no ser la prioridad del su pareja. Se siente abandonado constantemente. Cuando están juntos desean la atención exclusiva. Nada ni nadie puede empañar su presencia frente a la pareja.
4.- Tienden a la idealización
Los dependientes emocionales tienden a idealizar a su pareja. Su pareja es la mejor, no tiene defectos, se encuentra sobrevalorado. Para los dependientes emocionales la admiración es un elemento muy importante en la elección de su pareja. Por tanto, buscan relaciones de corte narcisista que siempre generan un gran sufrimiento. Lo idealizan a tal grado que suponen que ninguna persona en el mundo podrá hacerlos sentir de esa manera. Con su pareja se siente por las nubes. Los narcisistas son expertos en establecer relaciones con personas con marcada dependencia emocional.
5.- En la dependencia emocional se establecen relaciones de sumisión y de pedestal
Los dependientes emocionales tienden a someterse a los deseos del otro fácilmente, la idealización es una forma de relaciones de pedestal. La pareja es más valorada que ellos mismos.
En la dependencia emocional generalmente se tiene una apuesta amorosa muy complicada porque el sí mismo no existe, solo existe la pareja con todo lo que ello implica. Por tanto, el sufrimiento  no deja de volverse en una constante.
6.- Terror al abandono y al rechazo de la pareja
Al sentir que la otra persona lo es todo, se ha convertido en su mundo completo y además, es tan valorado que el dependiente emocional tiene un miedo exagerado tanto al abandono como al rechazo.  No toleran la soledad. No saben cómo estar consigo mismos. Buscan desesperadamente, como lo he mencionado antes, permanecer en un constante contacto con su compañero.
La dependencia emocional es una forma de adicción, por tanto, estar separados o frente a una ruptura sufren: angustia, miedos, desolación, profundas depresiones y un gran golpe en su autoestima.
7.- Graves trastornos en su autoestima
La autoestima tiene que ver con el autoconcepto. Por tanto, en la dependencia emocional la persona tiene un mal concepto de sí mismo, un valor deteriorada de su propio ser. Su apuesta amorosa está en el otro, al quedarse sin él, el valor y la autoestima, así como el concepto de sí mismos se encuentra en déficit. Su miedo a la soledad les alcanza terriblemente sumiéndolos en situaciones denigrantes con tal de que el otro permanezca a su lado. Lo toleran todo. La terapia para afrontar la dependencia emocional y la terapia para aumentar la autoestima son las puertas más importantes que una persona que sufre dependencia emocional pueda tomar.
Cuando estos procesos de rupturas amorosas se estancan por demasiado tiempo muestran un deterioro de la persona en todos los niveles: físico, psicológico, social y una experiencia interna de estar fuera de lugar.
Existen algunas condiciones para ello. Y, también una serie de recomendaciones para lograrlo por lo menos de manera consciente:
a.- Tocar los sentimientos: enojo, tristeza, rabia. Lo más importante es sacar esas emociones detenidas y controladas. Sí necesitas llorar hazlo el tiempo que sea necesario. En mi libro, Cómo Enfrentar los duelos y las pérdidas hablo sobre estos procesos de duelo tan dolorosos y te llevo paso a paso para que puedas lograrlo.
b.- Busca a los amigos: la compañía siempre es alentadora en estos momentos. No te quedes solo tanto tiempo. Entra en contacto con amigos que no te critiquen o te regañen por estar de esa manera. Lo que necesitas es una escucha atenta para toda esta clase de circunstancias.  Sí lo que deseas es un camino hacia tu propia libertad emocional no dejes de ver el libro de cómo enfrentar los duelos y las pérdidas.
c.- Establece una rutina de actividades y cúmplela: se trata de sanar no de estar todo el tiempo con el dedo en la herida porque de esa manera será más difícil poder salir de esta situación de estancamiento afectivo.
d.- Repasa otra vez las causas de la ruptura y haz una análisis de manera racional: deja las emociones de lado por un momento y te darás cuenta que hubo una razón de peso para que tomaras esa decisión, por dolorosa que pueda parecer.
e.- No tomes decisiones importantes, espero un poco a que pase la crisis: y una vez fortalecido podrás ver mejor las alternativas
f.- Y, trabaja en ti y solo en ti: acude a realizar cosas que te gusten. Cambia tu imagen. Practica deporte. En fin se trata de realizar un nuevo proyecto de vida, pero sobre todo, es necesario cumplir con lo que te propones en el día a día, aun cuando, parezca difícil.  Cómo Recuperar la Confianza en el amor, pero sobre todo, el amor a ti mismo.
Y, cierra ciclos, pasa la página no existe otro camino. Elaborar el duelo y seguir. Cerrar ciclos en la vida y vivir bajo el dominio de tu propia libertad emocional.
En Cecreto tenemos el compromiso de prestar un servicio altamente calificado hacia la calidad de vida emocional. Y, nos dedicamos al cuidado y calidad de vida de las parejas y las familias.
Cómo Recuperar la confianza en el amor: heridas y cicatrices en la relación de pareja.
Y, uno de los grandes éxitos editoriales: Me enamoré de un Imbécil y ahora qué hago? Y que solo está disponible en librería de México y España.


Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform