Ana Giorgana

sábado, 7 de enero de 2017

Me separé de un hombre violento...


Resultado de imagen para superar violencia de genero

Historias Reales de Personas Reales



Daniela tiene una expresión muy dulce en su rostro. Su mirada es de serenidad y tranquilidad pero en su interior se esconde una fuerza que la impulsa a vivir para sanar, para salir adelante, para impulsar su vida.

Daniela es una guerrera, viene de una familia donde la violencia hacia las mujeres es una constante.
Se casó con un hombre que con el tiempo se fue tornando cada vez más violento y agresivo.
Ella, no deseaba esa vida. Ya su historia familiar era suficiente para continuar con esas pesadillas.

Daniela vivió el internamiento en un hospital por la brutalidad de los golpes. 

La familia de su esposo callaba la situación. Al salir del hospital, acudió a las autoridades, fue apoyada por abogados y diversas instituciones que le permitieron y la cobijaron para poder dar el brinco y tomar coraje frente al miedo de las amenazas, tristezas, burlas. 

La violencia emocional en las parejas lacera el alma de cualquier persona, pero sobre todo, cuando existe una relación de desequilibrio no solo en la pareja sino también en la cultura.

Toda la cultura encima de ella, toda la familia enojada por su comportamiento.

Daniela finalmente logró salir no solo de la cárcel psicológica sino de la física también. Su hijo lo recuperó con el tiempo. Su familia le retiró el apoyo. Solo una tía la ayudó en el trance y en la situación traumática que aún no ha superado del todo.

Aunque ella, no se siente una mujer valiente aún. Es importante que trabaje en la reconstrucción de su autoconcepto, de su valía, de su gran historia. 

Ella sufre estrés postraumático un tipo de sintomatología que su sucede después de episodios muy graves al ser.

Sin embargo, callar y continuar con su vida ha sido su constante. Ahora ha terminado una carrera. Trabaja y es autónoma.

Cada día para ella, es un reto. Ahora ha decidido trabajar en aquellos aspectos que la hacen todavía sufrir y recordar eventos.  Un forma de lograrlo es entrando a la psicoterapia.

Daniela con su inteligencia y dulzura ha logrado superar sus heridas y está dispuesta a continuar superando su problemática interna.  

Tiene un hijo varón y desea enseñarle el valor de las mujeres a través de ser para él, un ejemplo de vida.

Ana Giorgana