Ana Giorgana

lunes, 25 de julio de 2011

Amor Y voluntad...

Historias Reales de Personas Reales...
Reseña escrita por:AnaGiorgana
En una sociedad como la actual, según este gran estudioso del comportamiento humano y la conformación de las sociedades, el amor no se encuentra como una fuerza motivadora, por el contrario, se le utiliza, se le manipula, y por tanto, las relaciones se carecen de profundidad afectiva.

En términos del autor se han tornado "esquizoides" ya que cuentan con un mecanismo vital en sus interacciones con la evitación. Esta evitación se encuentra, desde mi punto de vista, en el compromiso, en la fidelidad, en el arraigo y en la permanencia. La gran mayoría de las relaciones son personalistas y narcisistas, es decir, están en referencia al Yo y no al otro o al nosotros.

 De esta manera, todo es mediático, teñido de una gran apatía, abulia y carencia de sentido. Según Rollo May, la apatía es un fenómeno peligroso porque siempre está en relación directa con la expresión de la violencia. Y si hacemos una reflexión en este punto, podemos observar, que detrás de toda apatía se encuentra: frustración, desesperanza, falta de voluntad, carencia de motivación y un fuerte sentimiento de desolación y de lucha interior que mueva la pertenencia a las sociedades que habitamos hemos construído.

Sí todos somos responsables y copartícipes en este asunto. En este libro se refiere al amor y a la voluntad. Lo analiza mediante diversos parámetros como el cultural, el psicoanalítico, el psicoterapéutico. Tratándose en términos de psicología evolutiva en concordancia con Rollo May, el Yo que es la estructura de la personalidad y que es el encargado de ejercitar la voluntad, es una estructura endeble, sin fuerza y que por tanto, lo que puede aglutinar en su hacer y quehacer es aburrimiento, apatía y violencia.

Las sociedades están en crisis porque los individuos están en crisis carecen de ese mecanismo poderoso que son el amor y la voluntad como motores de búsqueda y de expresión humana. El ejercicio de la voluntad no solo están en el querer. Sino se habla de la voluntad como la cualidad y calidad de nuestras acciones, pensamientos, autocrítica y sentido.

Sentirnos parte de esas sociedades que vivimos y en las que engendramos seres humanos sin propósito, sin intención, sin destino.
Sin llegar a ser fatalistas en este sentido es importante "tomar conciencia" crear mentes reflexivas y críticas. Personas con convicciones y con oportunidades personales, sociales, seres capaces de ser conscientes de que las generaciones de hoy son los adultos de mañana. Solo aquellos quienes su voluntad y su ejercitación y esfuerzo lleven a cabo podrán estar a tono para los tiempos venideros.

Este documento de Rollo May, me recuerda otros autores como, Enrique Rojas con su libro " El hombre ligth". Jovanni Sartori, en su testimonio en el " Homo Videns". El mimso Erick From, en su "Psicoanálsis de la Sociedad Contemporánea". Y muchos otros estudiosos de nuestra sociedad y cultura.
Sin embargo, los estudios están ahí, como denuncia, como crítica, como reflexión pero quienes tenemos que lograr revertir esta situación somos los adultos para encauzar a los jóvenes y niños en los valores y formas de voluntad y amor.

Estas formas de transacciones enfermas en las sociedades actuales están siendo apuntadas por varios especialistas, sin embargo, las personas que conforman este tipo de transacciones parece que no se dan cuenta de su hacer y quehacer en el mundo. Por ello, se requiere reflexión, toma de conciencia y un alto sentido de la voluntad. No basta con la denuncia de los especialistas. Necesitamos actuar y reflexionar hacia donde queremos ir como sociedad.
www.cecreto.com