Ana Giorgana

domingo, 24 de julio de 2011

Herida de rechazo y vida en pareja...

Cualquier negativa hacia una propuesta es vivida como rechazo. Alguna crítica también reactiva esa herida, las personas viven con gran terror de no agradar.
Reseña escrita por:
AnaGiorgana
www.cecreto.com
La herida de rechazo es una condición psicológica que deja cicatrices profundas en la psicología y en la vida emocional de las personas,  y que se expresan en la vida adulta en las relaciones humanas, principalmente las más cercanas, es decir, los padres, los hijos, y por supuesto, la pareja.

Cuando esta herida de rechazo se reactiva en la vida adulta se teme la confrontación, se vive con miedo. Por tanto, algunas personas se vuelven complacientes y se desdibujan en su estima propia, en su valor personal y ceden todo para contar con la aprobación de los demás y evitar a toda costa el rechazo.


Son capaces de dejar de expresarse, se vuelven tímidas y prefieren no opinar y vivir a la sombra de los demás. La pareja se convierte en una fuente de gratificación importante y les viven eternamente agradecidas o agradecidos por haberse fijado en ellas.


La herida de rechazo se reactiva una y otra vez en diferentes circunstancias. Las personas que la padecen se sienten inadecuadas. Suprimen sus sentimientos. No expresan sus pensamientos y opiniones, por el contrario, prefieren pasar desapercibidas para no tener que padecer ese sentimiento de vergüenza y culpa frente a los hechos, que son interpretados como rechazo.

En su expresión contraria, las posturas se radicalizan y una persona que ha sufrido este tipo de huella lastimosa se tornan frías y despiadadas, se vuelven rechazantes para no sentir el dolor profundo de haber vivido tal condición.

Las heridas infantiles son vividas con gran intensidad porque en el momento que suceden no contamos con los recursos para hacerles frente, sin embargo, cuando se reactivan en la vida adulta, es necesario cobrar conciencia y por tanto, asumirlas y hacernos cargo de ellas para sanarlas, sobre todo, porque pueden llevarnos a vivir situaciones y condiciones de abuso, de maltrato, de violencia, y por supuesto, de más rechazo.

Frente a la sensación de rechazo y para evitarlo,  la culpa,  aparece como un mecanismo dinámico que convierte las relaciones en un muro de lamentaciones. Se sienten culpables porque desean, por sentir alegría, por tener cosas buenas, por disfrutar de la vida. Ellas siempre deben estar al servicio de los demás para mostrarse complacientes y que su vida tenga un sentido, aunque sufran en silencio.
En mi libro cómo recuperar la confianza en el amor, te decimos cómo puedes superar estas heridas tan infantiles y tan hondas.
www.cecreto.com

Herida de rechazo y vida en pareja... Publicado originalmente en Shvoong: http://es.shvoong.com/how-to/health/2075371-herida-rechazo-vida-en-pareja/