Ana Giorgana

domingo, 7 de agosto de 2011

La pareja y los conflictos sexuales


La sexualidad es uno de los conflictos que con mayor frecuencia se presenta en la vida de las parejas. No sólo el amor cuenta para tener relaciones sexuales satisfactorias. Hombres y mujeres tienen sus propias maneras de sentir y de acoplarse con la pareja. A pesar de ser uno de los aspectos que lleva a mayor vinculación con la pareja, está  lleno de tabúes y de expectativas respecto delgran placer, que según debe sentirse.
Cuando se detecta insatisfacción en el plano sexual, el resto de los temas de la pareja se resiente.  Es importante, entablar un diálogo claro y respecto en la pareja en los conflictos, y más en los referentes a la sexualidad.  El problema se debe a que cuando uno de los miembros de la pareja, quiere hablar sobre su insatisfacción, tiene miedo de herir a su compañero, y mejor guarda silencio, aunque sienta que no le satisfacen las relaciones.  Otras personas, no saben como abordarlo, además, de que sienten vergüenza y pudor para tratar el tema.
Mujeres y hombres, al parecer, esperan diferentes satisfacciones en la sexualidad.  Las mujeres se queja, que les falta galanteo, caricias, y los hombres, prefieren, en la mayoría de las veces, según algunas mujeres, una satisfacción más inmediata.  La realidad es que sí queremos construir una sana intimidad, tenemos que poner, por fuerza, sobre la mesa de discusión, el tema de la sexualidad con la pareja.
La culpa que envuelve a estos temas psicológicamente hablando es una barrera que impide hablar abiertamente de ella.  Existen parejas que pueden dar rienda suelta a sus fantasías y a la expresión de su sexualidad y placer.  Pero existen, otras, que sienten una gran vergüenza con el solo hecho de pensar que tienen esas fantasías y deseos y se reprimen la expresión de la misma.
Cada pareja necesariamente encuentra su código en las relaciones sexuales. La frecuencia, el modo, las maneras y el ritmo de su vida sexual.  NO EXISTEN CLAVES PARA LA SEXUALIDAD.
Igualmente es importante que cada miembro de la pareja en lo individual pueda guiar y decirle a su pareja aquello que necesita, y cómo requiere ser amado.  El sexo no sólo es compartir, tiene que ver con ciertos formas de tapar algún problema entre los integrantes de la pareja, tal vez, cubrir sentimiento de soledad, de abandono, de enojo, o evitar, un conflicto mayor en la relación.
El sexo como tal entraña diversas facetas en el vínculo amoroso, cuando se torna conflictivo o quizá patológico, se pueden tener diversos factores de riesgo, como violencia, situaciones de dominio, control, indiferencia, cancelación de la sexualidad en la vida de la pareja.
Lo más importante, sobre todo, en este terreno, es que mantener una sexualidad con una pareja, no es lo mismo, que tener sexo de una manera indiscriminada y responsable.
Nos encontramos frente a una Revolución Sexual que viene ya desde hace varias décadas, pero se ha abierto la posibilidad de contar con relaciones sexuales, pero necesariamente  ha recaído para una mejor construcción del vínculo amoroso, sino para experimentar el placer por el placer.  Y aunque parezca mentira, la sensación de vacío es más grande hoy, que en otras épocas.  La sexualidad es uno de los elementos que mayor dolor entraña en la vida afectiva.
Los conflictos sexuales tienen solución, pero requerimos estar abiertos a aceptarlo.
Gracias por leerme, mi misión e intención es la calidad de vida emocional… Cecreto. Inc.    Cecreto es un  centro dedicado a la calidad de vida emocional y cuenta con series diversas de temas de actualidad, como las relaciones padres e hijos,  la relaciones en pareja, etc.
Sí alguno de los temas le parecen interesantes sería bueno que me escribiera y si no, también.  También contamos con material electrónico en dónde abundamos más sobre este tema y cómo superarlo.
Cómo Recuperar la Confianza en el Amor: Heridas y Cicatrices en la Relación de Pareja. Entérate  aquí
Suscríbete a nuestro boletín y recibirás de manera gratuita: Los Diez Mandamientos de la vida en pareja.
www.cecreto.com
Ana Giorgana