miércoles, 7 de septiembre de 2011

Sociedades individualistas y vida en pareja..


Toda relación de pareja es un proceso que se va convirtiendo poco a poco en una relación de amor y en un vínculo que nos liga a esa persona con la que nos sentimos comprometidos.
Toda relación de pareja implica que compartamos un proyecto en común, pero que no alteremos nuestra personalidad para ello. Con esto quiero decir que estamos sujetos a tener renuncias y eleccione, sí es que decidimos vivir en pareja.
La vida en pareja se ha convertido en un campo de batalla. Hombres y mujeres se sienten desolados porque no se llevan bien con la pareja, porque no resuelven sus conflictos o bien porque no encuentran pareja.
En la actualidad las sociedades y los hombres que las conforman han cambiado su forma de apreciar la vida en pareja. Las mujeres, algunas de ellas, no están dipuestas a vivir una vida sometida a las presiones solo del hogar. Otras, sin embargo, están de acuerdo en su rol familiar, y por cierto, lo desempeñan muy bien.
Sin embargo, en la medida que la vida se ha vuelto más personalista, es más complejo establecer relaciones de intimidad, de compromiso y de entrega, al mismo, tiempo que no sentirse herido y abandonado por la pareja.
Estamos siendo educados a solo ver por nosotros, lo cuál alienta el narcisismo patológico de una manera escandalosa. La solidaridad, el instinto de comunidad como dice Adler o el sentido de servicio, en la gran mayoría de las personas, se está perdiendo, y por ello, y este es un factor importante en los conflictos de pareja.
Al mismo tiempo que se ciñen en relaciones de poder, el factor económico, las presiones económicas, las familias extensivas. Y sin embargo, dentro de los factores internos: el compromiso, la renuncia, la capacidad de llevar una vida en común. Establecer una buena comunicación, el respeto y también la vida que queremos contruir mediante un Proyecto de Vida.
Los seres humanos estamos inmersos en una sociedad, y ante todo, somos seres sociales. La relación de pareja es uno de esos lugares en los que se inserta el placer, el gozo, el deseo, el ser significativo para otro, la motivación, y para muchos, su sentido de vida.

Pero si cada quien tiene su ordenador, su dinero, sus motivaciones y no podemos ponerlas al servicio de nuestra relación de pareja, entonces seguiremos viendo la transformación de la vida en pareja de manera radical, en dónde nadie cede, nadie está en condiciones de establecer un vínculo fuerte y solidario.
Pareciera que estamos más a la defensa de nuestros intereses personales que de la vida en común, en una parte en la pareja, pero si obserrvamos más a detalle podemos comprender que también se trata de muchos lugares de nuestra vida en sociedad.
En Cecreto trabajamos para mejorar la calidad de vida emocional.
Y nuestro material electrónico: Cómo Recuperar la Confianza en el Amor, ya está disponible en esta dirección, si deseas puedes enterarte aquí.
Gracias por todos los comentarios que recibo a diario.  También puedes contactarnos en esta dirección.
Ana Giorgana
Suscríbete al boletín es gratis y recibes: Los diez mandamientos de la vida en pareja en un formato de material electrónico.
Fuente del artículo http://www.articulo.org/5359/cecreto

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform