martes, 31 de enero de 2012

La herida de injusticia y la vida en pareja...

Esta herida es una vivencia dolorosa que queda impregnada
en el comportamiento psicológico de quién la haya padecido en su infancia.
Probablemente un hijo fue consentido más que otro, y entonces, se vive como un gran "injusticia".

O quizá eramos muy activos y nos regañaban todo el tiempo de manera injusta.
También pudo haber ocurrido que en ocasiones, nos juzgaron sin razón alguna y nos dieron un trato injusto.

Esta herida de injusticia se encuentra ligada a que nos llevan a vivir situaciones
en las que siempre nos sentimos en desventaja de algo o alguien,
que no damos el ancho, que no podemos, que no tiene caso esforzarse,
que no vale la pena sí al final nadie es capaz de reconocer nuestro esfuerzo.

En las relaciones de pareja la herida de injusticia se manifiesta
como una especie de masoquismo que lleva a vivir situaciones dolorosas
y ponerse en una serie de circunstancias, en las que no hay merecimiento.

Las personas con heridas de injusticia generalmente no protestan,
se quedan calladas, aceptan y admiten todo.

Pero también puede darse el caso, que cuando se huella se reactiva,
por las circunstancias que sean, reaccionen de manera desproporcionada a la situación.

Es decir, en cierta forma, se vuelven los justicieros
de todo y de todos, se tornan críticos aguerridos
o implacables en sus apreciaciones.

Defienden las causas de los más necesitados
y siempre están tratando de sanar su herida mediante actos de justicia.

Cómo afecta esta herida a las relaciones en pareja?

leer más

Ana Giorgana
www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform