Ana Giorgana

lunes, 19 de marzo de 2012

El tiempo perdido de Rosa María...

HISTORIAS REALES DE PERSONAS REALES...


Rosa María siente que ha perdido el tiempo esperando a Agustín.
Espera que él se decida a comprometerse.
Espera a que él la ame y sea lo más importante para Agustín.
Por supuesto que tiene una forma de vivir de esperanzas y de ilusiones.
Rosa María está condenada a esforzarse para la espera.
Y también su tiempo se le esfuma de las manos y entonces pasa sufriendo, llorando, tirsteando y no logrando hacer un proyecto de vida personal.

En mi libro Cerrando ciclos hablo sobre la importancia de construir un proyecto de vida único y acorde a tu personalidad.

Pierde el tiempo irremediablemente en la espera, en los pensamientos, en la forma de estar en el mundo, ella pasa el tiempo postergando diversas actividades porque considera que cuando esté bien, entonces estará en condiciones de ser feliz y contar con una manera de realizar su vida personal.

Por tanto, existe en su vida un retraso en sus acciones, en sus pensamientos y en su manera de establecer sus compromisos y prioridades en la vida. pero sobre todo en su vida personal. Ella solo habla de lo emocional y en base a ello construye sus decisiones, no razona, no reflexiona por el contrario reacciona a toda una vida emocional y construye su realidad externa en base a este tipo de alternativas.

La vida es una experiencia emocional e individual y tenemos que aprender a manejar las diversos objetivos y experiencias en la vida. Una forma común de no realizar una vida plena es postergar aquello que tenemos en nuestras manos por un otro que jamás entiende la vida como nosotros ni está dispuesto como en el caso de Agustín a asumir un compromiso real en la relación de pareja.

Visita nuestro sitio.
Cómo cerrar ciclos en la vida.
Y al mismo tiempo también estamos ciertos que nuestros productos están vinculados a la experiencia de vida:
visita nuestra editorial.

Ana Giorgana
www.cecreto.com