martes, 10 de abril de 2012

No me veo sin esa pareja...

Historias Reales de Personas Reales...

Ana María como de costumbre llora todas las noches y todos los fines de semana porque Pedro no hace las cosas como ella dice.

Se enoja, se desespera y como no logra controlar las maneras de ser de él llega hasta los golpes. Se le va encima literalmente como ella lo plantea porque él "debería de ser y hacer las cosas como ella considera que es mejor"

Pero Pedro tiene 38 años y no está dispuesto a cambiar, no quiere cambiar, él está muy a gusto como es, además ella así lo conoció: amiguero, trabajador, alegre y sin límites. No le gusta a Pedro depender de nadie y que le digan lo que tiene que hacer y cómo.

Ya incluso le dijo a Ana María que no es feliz con ella, pero ella insiste en que como su idea es compartir la vida juntos no está dispuesta a renunciar a esa relación.  Por supuesto ella sufre y se duele y se conduele de su situación, pero definitivamente existe un amor distorsionado confuso y controlado.

La necesidad de ser necesitados es una de las trampas en las que vive Ana María

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform