jueves, 12 de abril de 2012

Tú deberías ser a mi imagen y semejanza...

La gran mayoría de las parejas se encuentran en problemas porque consideran que el otro, su pareja, su media naranja, deben ser de una manera totalmente distinta a lo que son…
Queremos que ese gran amor, ese hombre o mujer maravillosas que hemos elegido nos demuestre su amor, sus gustos y sus ganas como Yo necesito.
Pero la otra persona de la pareja sólo puede ser como es y no de otra manera.
Tú deberías : traerme flores, decirme que me quieres y cuánto en el momento que Yo requiero. Además saber en qué momento me siento mal, triste o enojada; triste o con sentimientos de desolación.
Necesitas comportarte de acuerdo a mis necesidades, sí yo necesito hablar entonces tú tienes que estar disponible para escuchar y si quiero estar callado tienes que respetarlo.
El gran conflicto es la complacencia a lo que Yo necesito, requiero, me gusta.
Pero

¿Qué pasa cuando el otro no quiere escucharme, no está de humor o simplemente tienes sus propios intereses?
Salimos al paso con frases como:
-      No me quieres.
-      No me aprecias.
-      No te interesas por mí.
-      No me dices nada cuando te hablo.

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform