Ana Giorgana

lunes, 30 de abril de 2012

Te quiero solo para mí...

Historias Reales de Personas Reales...

Juan quiere que Mercedes se quede solo con ella y que no tenga ningún interés en su vida.
Le demanda atención, presencia, intereses y también está muy atento de todo lo que platica, hace o actúa.
Él no tolera que ella tenga otras formas de interesarse en la vida.

Juan es el tipico amor narcisista y solo tolera que ella tenga ojos para ella.
Monta en cólera cuando ella, por alguna razón, no le presta admiración.
En esos momentos monta en cólera y la agrede, muestra su frialdad y siempre está dispuesto a lanzarle los dardos de su quemante indiferencia.

Mercedes está confundida. Para ella, él es muy importante, es su amor, pero se siente agotada de tanta demanda. Ya se ha olvidado quién es ella de sus intereses, de sus gustos, de lo que le gusta, en fin, el amor narcisista ha logrado sus fines. Mercedes se ha desdibujado y ahora no entiende cómo es que ha llegado hasta este lugar afectivo.

Se siente insegura, la presencia de Juan la aplasta, se siente turbada y sin fuerzas y palabras para continuar.
Tiene miedo de ser ella misma, tiene temor de expresarse y de mirar hacia cualquierr lado que no sea él.

Si realmente te interesa continuar al lado de la vida de un narcisista, es importante que renuncies a tu propia individualidad, a veces, vale la pena, cuando se torna destructiva la relación y te quedas sin estima personal, quizá, valga la pena reflexionarlo, un poco más....

El amor narcisista; una relación profundamente destructiva.

Ana Giorgana
www.cecreto.com