jueves, 31 de mayo de 2012

Cuando no te quieren, pues no te quieren!

Existen un sinfín de razones por las que las parejas pueden acabar una relación. Pude ser incompatibilidad de caracteres, por infidelidad, porque la relación se ha tornado tóxica, o quizá porque el amor se acabó.

Y cuando no te quieren, no te quieren. Nadie puede forzar el amor, es imposible hacer que alguien permanezca con nosotros cuando su voluntad, su interés y su manera de hacer las cosas, nos demuestra que no le importa ya estar en una relación con nosotros. Es difícil aceptarlo, tenemos sentimientos encontrados, creemos y pensamos que vamos a morir de amor.


Y cuando no te quieren, no te quieren, por doloroso que parezca es importante reconocerlo e iniciar un proceso de reconstrucción personal. Tomar distancia, analizar y ver los motivos de la ruptura es lo más importante. Infinidad de parejas, no acaban de aceptarlo y entonces, asedian, buscan, se hacen los aparecidos, para finalmente encontrarse con desplantes, negativas, plantones, llamadas que no llegan y la vida empieza a girar en torno a las ausencias.



Para saber más sobre este enlace: CeCreTo-Centro de desarrollo humano y personal
Ana Giorgana
www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform