sábado, 12 de mayo de 2012

El abandono siempre se traduce en...

Historias reales de personas reales...


El sentimiento de abandono siempre, y digo, siempre se traduce en la psicología humana en formas destructivas en sensaciones de:  



  • No soy suficiente.
  • Nadie me valora.
  • Mis sentimientos son de vacío y de inutilidad.
  • No puedo con la vida.
  • No sé que hacer, tengo miedo, indefensión y fuertes sentimientos de rechazo.
En fin el sentimiento de abandono no es posible explicarlo. Las relaciones de pareja, en su mayoría, están en esta circunstancia, no saben qué hacer y toleran humillaciones y circunstancias indecibles, con la finalidad, de no sentirse abandonados.

El sentimiento de abandono, de exclusión, de no pertenecer, de ya no estar está en relación directa con las heridas de la infancia. Heridas de guerra del vivir, del amor y de vinculación.

Son una gran cantidad de personas que me consultan sobre este aspecto, se mueren en la raya con tal de no vivir de nuevo un abandono. Lo contradictorio es que están abandonadas en el día a día.

De cualquier manera sus heridas no mejoran. No dejan de vivir una existencia mediocre o desgraciada por temor al abandono, cuando en el fondo, se  encuentran terriblemente abandonadas por sí mismas.

Si bien sentimos el abandono en los otros, por el otro. Pero en realidad nos hemos abandonado a nosotros mismos quizá al darle poder a circunstancias externas:

Un amigo.
Un amante.
Los Padres.
Un trabajo.
Una relación.
Un estatus.

En fin son muchas las situaciones en las que nos hemos sentido abandonados hasta por la mano de Dios.

Pero siempre existen caminos de sanación, de salir airosos, no importan las circunstancias, pero tenemos que trabajar en nuestra calidad de vida emocional.

No existen caminos fáciles, solo aquellos que tienen que ver con la toma de conciencia y el desarrollo personal.

Nosotros estamos comprometidos con la calidad de vida emocional.

Y contamos con materiales para que puedas lograrlo.

Cerrando ciclos en la vida: un camino hacia la libertad emocional y liberarte para siempre de esta sensación de abandono.  

Fácil no, pero tenemos que hacerlo si deseamos una mejor calidad de vida en todos los sentidos.


Gracias como siempre por estar aquí

Ana Giorgana


Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform