lunes, 14 de mayo de 2012

Parejas disfuncionales...


No existe ninguna relación de pareja perfecta. Todas las parejas tienen problemas, conflictos y situaciones que resolver. La única diferencia entre ellas es si radica la posibilidad de solución o no.

Es necesario establecer algunas formas de acción dentro de la vida en pareja para que si algún aspecto de la pareja no es funcional, pueda lograrse mediante la exposición de diferencias, puntos de vida y también de cómo cada uno de los integrantes de la pareja ve el problema en cuestión.

Por supuesto, que uno de los grandes temas en la pareja es querer tener razón y la última palabra. Lo cuál habla más de una situación de poder que de solución de conflictos.

Los temas de ser disfuncionales es también importante cuando no existen relaciones de equilibrio en la pareja, es decir, uno de los integrantes de la misma cuenta con mayor peso específico en la misma, es decir, sus decisiones cuentan más, sus intereses son más importantes, sus necesidades son primero. Entonces deja al otro de lado con sus propias frustraciones y angustias.


En este sentido también se encuentran cuando las emociones se desbordan y lejos de encontrar una mejor forma de convivir lo que se encuentra en la relación son: gritos, reclamos, resentimientos, abandonos y quejas constantes y permanentes que nos nos llevan a ningún puerto.

El primer punto para abordar un problema o un conflicto en común es:
- Primero exponer como uno de los integrantes de la pareja ve el problema, y después, permitir,
- que el otro, exponga su punto de vista.

En este pequeño ejercicio podrán darse cuenta de la gran diferencia que existe para abordar un tema, el que sea, y por qué motivo son incapaces de llegar a una solución adecuada y equitativa para ambos.

Las parejas disfuncionales no conocen los límites, los traspasan con insultos y resentimientos. Explotan en la primer oportunidad. El sufrimiento es su tónica emocional y pueden llegar al hatío o a la indiferencia cotidiana.

Nadie la pasa bien en una pareja con esta tónica, y si quedan, de pronto, una serie de heridas y cicatrices que se dejan en los comportamientos irrespetuosos de alguno de los miembros de la pareja o de ambos, es necesario, tomar distancia, repensar.

Dejar de reaccionar y reflexionar.

Por ello, en mi libro Cómo Recuperar la Confianza en el amor: heridas y cicatrices en la relación de pareja, se abordan estos temas y otros, como son: la intimidad, el abandono, la infidelidad, los celos y otras maneras de hacer frente a la circunstancia de vida en pareja y personal.

Visita nuestra página www.cecreto.com

Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform