viernes, 22 de junio de 2012

Mi mamá se sacrificó por nosotros, ahora Yo lo hago por Tí...

Historias Reales de Personas Reales...

Concha proviene de una familia en la que todo era dolor y sacrificio. Fue educada bajo la consigna: 
"Primero los demás y al final tú"
"No seas egoísta tienes que dar primero para poder recibir".
"Si no vives para los demás, entonces no eres bondadosa"

Y así una serie de conceptos y creencias que si se modulan en el comportamiento son una virtud. Pero cuando vivir para los demás se convierte en el sentido de vida, entonces la existencia y la vida misma se vuelven frustrantes e intolerables.

El modelo que Concha vivió de niña fue de sacrificio. Su madre es una mujer abnegada y resignada. Su rol de primero tu padre, primero los hijos y hasta el último Yo fue la única manera que ella aprendió en su niñez. Y asumió su circunstancia sin conflicto aparente. Aún cuando padecía serias depresiones y temores.

Concha no quiere repetir el modelo pero no sabe cómo romper con esta situación en su relación de pareja. Se ha convertido en una "esposa-madre". Cuida de su marido. Lo procura. Hace lo que él quiere. Ella no tiene intereses propios. Está perdida en sus necesidades y deseos.

Y no entiende cómo es que se siente tan vacía, tan frustrada, tan enojada. Se juró a sí misma de adolescente que no quería volver a vivir lo mismo que en su casa infantil. Y sin embargo, los patrones se han convertido en su cárcel, hace lomismo, vive lo mismo y está muy enojada consigo misma.

La diferencia entre ella y su madre es que su madre asumió sin protestar su condición. Concha no lo admite todo el tiempo está en discordia, en conflicto con los demás y consigo misma. No quiere. Se revela. Se muestra intolerante. Se llena de culpa. Luego vuelve a lo mismo y así se encuentra una y otra vez, repitiendo, asumiendo, desbaratando, hilando en sus fantasías una mejor vida pero no sabe cómo salir.


Concha finalmente acude al psicólogo y empieza un proceso de desarrollo personal, empieza a recuperar su autoestima y tratar de sanar sus heridas infantiles. Este proceso ha provocado un cisma es su vida en pareja.

Ahora están con una serie de conflictos porque ella reclama su autonomía desde un lugar más adulto. Y parece que su pareja con un gran dificultad ha podido seguirla en este camino. Y por supuesto, que ambos han contribuido para reciclar su vida en pareja, pero si ella, no hubiera tenido el coraje de salir de su condición el resultado de su existencia tal vez hubiera llevado el mismo destino de ahogo y asfixia.

Para poder cambiar tenemos que actuar por doloroso que pueda ser el camino.

Cómo Recuperar la Confianza en el amor: Heridas y cicatrices de la vida en pareja.

Recursos existen, pero es una cuestión de decisión.

Ana Giorgana
www.cecreto.com


Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform