jueves, 11 de octubre de 2012

Elizabeth aún piensa si debe o no seguir con Alberto...

Historias Reales de Personas Reales...

Elizabeth lo ha entregado todo por amor. Claro desde el punto de vista de la psicología, un amor enfermizo y sin reparos.  Se ha dedicado a vivir la vida a través de Alberto. Él es su única fuente de amor y de ilusión. Nada en la vida es más importante para ella.

Elizabeth tiene dos hijos con Alberto. Para él son una gran responsabilidad, más bien una carga, sobretodo, en lo económico. Ella ama a sus hijos, ama a Alberto y quiere una vida para todos. 

El gran problema entre Elizabeth y Alberto es que no desean lo mismo. Para ella los hijos, la pareja y la familia son un valor por el que ha luchado y ha hecho frente a grandes traiciones por parte de Alberto.



Él por su parte está presente físicamente. Sin embargo, sus actitudes son de un total abandono para ella y la familia entera.  No se interesa por las necesidades de Isabel, por el contrario, se enoja, se muestra intolerante y no deja de responsabilizarla por haber tenido a sus hijos, mismos que ahora él tiene que mantener.divorcio, relaciones parejas, conflictos parejas, amor y pareja,

Le pesa ser el proveedor a medias porque ella cuenta con un negocio propio que también aporta una buena cantidad a la economía familiar. Alberto es un hombre educado en el "machismo", siente que todo se merece y que su mujer tiene que atenderlo, no reclamar, aceptar lo poco que le otorga y además admirarlo, quererlo y respetarlo.

Cómo ella se encuentra desesperada al ver como su vida afectiva se derrumba arremete con reclamos, críticas y peticiones, hasta cierto punto, absurdas para Alberto y ella se coloca en situaciones en las que él se da el lujo de despreciarla, ofenderla y lastimar su bien más preciado su estima personal y a sus hijos.

Él es un hombre que cuenta con todo tipo de rasgos narcisistas, además de que le ha sido infiel en varias ocasiones y abuso del alcohol en repetidas ocasiones.   

Este es un amor altamente destructivo y dañino para ambos.

El sufrimiento no solo es para ella también para los hijos que viven inmersos en gritos, egoísmos y recriminaciones. Ella en un afán mal entendido y carenciado ha puesto todo para Alberto.  Él tiene sus propios problemas y complejos.

¿Cómo es entonces, que Elizabeth todavías se pregunta si debe seguir con él o no?

Su ceguera emocional no le permite, al menos, por el momento recuperarse. 
No se da cuenta de su deterioro anímico, personal, de estima personal y social.

Por amor ha abandonado todo: hasta su dignidad personal.

Elizabeth ha iniciado un proceso de terapia y reconstrucción personal, con dificultad, con tristeza, con emociones encontradas. Pero necesita rescatar sus propia vida y recuperar la empresa en la que ha sido tan exitosa.

Te interesa realizar un proyecto de vida después de una gran ruptura en tu vida?

Visita nuestra editorial todos nuestros materiales cuentan con la herramientas para lograrlo.

Ana Giorgana
Terapeuta
Coach en Calidad de VIda

www.cecreto.com




Suscríbete a nuestro boeltín

foxyform