Ana Giorgana

miércoles, 10 de octubre de 2012

Eres todo para mí...

Historias Reales de Personas Reales...

María Isabel escribe con un gran dolor y depresión en su corazón.  Ramón es todo para ella. Él es su mundo entero. Su vida está pegada a todas y cada una de las acciones de Ramón.

Para ella, no existe nada más importante en la vida que preservar, cuidar y alimentar su relación en pareja.
Cada día piensa en él, en cada momento está presente en su vida: le habla, le hace de cenar, está dispuesta para todo lo que él necesita.

El problema de María Isabel que Ramón no está igualmente comprometido con ella. Ramón la quiere y desea una relación estable. El problema es que ella no lo deja respirar. Su amor lo asfixia. Es tanta la necesidad de María Isabel por el amor de Ramón, que su misma obsesión acaba destruyendo el vínculo amoroso y lo convierte en dependiente y totalmente posesivo.

En mi artículo amores que destruyen hablo precisamente de esta clase de vida amorosa en la que no es posible sostener un vínculo sano. Cuando el otro se convierte en todo para mí, entonces, Tú, en este caso Ramón, tiene que cumplir con todas y cada una de las expectativas que María Isabel le impone.



- Ella se siente traicionada si obtiene un no por parte de Ramón.
- Ella no es capaz de tener un proyecto de vida individual.
- Ella no le da espacio, quiere controlar todas y cada una de sus actividades.

- Ella no cuenta con una estima favorable que le permita tolerar su soledad y sus angustias.

Es decir, hacerse cargo de su propia vida, es una mujer dependiente y con un alto déficit en su estima personal y contar con una buena estima es imprescindible en una vida en pareja.

Es evidente que María Isabel requiere revisar sus formas de amar y de vivir en pareja.

Suscríbete a nuestro boletín es gratis:  Los diez Mandamientos de la vida en pareja.

Ana Giorgana
Terapeuta 
Coach en temas de calidad de vida

www.cecreto.com